Selecciona Edición
Iniciar sesión

Obama ordena más controles para contener la violencia de las armas

El presidente anuncia varias acciones ejecutivas “de sentido común”

Prohibir el derecho a portar armas consagrado en la Constitución de Estados Unidos sigue siendo un tabú que ni el presidente Barack Obama se atreve a tocar. Pero el mandatario sí está convencido de que se puede hacer más para contener una “epidemia” que ha causado más de 100.000 muertes en la última década. Ante la negativa del Congreso a actuar, Obama adelantó este lunes un paquete de acciones ejecutivas y propuestas que exigirán un mayor control a los vendedores y los compradores de armas.

Pese a lo limitado de las acciones, la oposición republicana ya ha puesto el grito en el cielo y ha prometido revertirlas si llega a la Casa Blanca en un año.

Las medidas, algunas de las cuales faltan todavía por concretar, se centran en dos puntos centrales: impedir que las armas caigan en las “manos equivocadas” y ejercer más controles para que las armas no se pierdan y causen más violencia en las calles. La Casa Blanca también quiere que se preste más atención a la salud mental.

Tal como se había adelantado, las acciones ahora reveladas dificultarán la adquisición de una licencia a todo aquel que quiera vender armas, sin importar si son vendedores profesionales o no. Ello hará que además de los minoristas, para los que ya se aplicaba esta norma, también aquellos que vendan armas por Internet o en ferias de armas tengan que solicitar una licencia y, por lo tanto, realizar la revisión de antecedentes. La ley ya exige que se comprueben los antecedentes del comprador.

La fiscal general, Loretta Lynch, no quiso dar una cifra sobre cuántas licencias más se espera que se soliciten porque, indicó, se trata de una industria creciente, sobre todo en Internet, que hace difícil adelantar estimaciones. Pero subrayó que “si se frena un solo acto de violencia, habrá merecido la pena”.

Además, la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos (ATF) reclamará verificación de antecedentes para toda persona que intente adquirir “las armas más peligrosas” a través de corporaciones u otras entidades legales anónimas.

Lynch, según ha revelado, ha escrito a todos los Estados instándoles a que actualicen todos los antecedentes criminales y la información de personas con enfermedades mentales que les descalifican para la adquisición de un arma. El FBI mientras tanto está “revisando” todo su sistema de verificación de antecedentes para acelerar los procesos y, de acuerdo con Lynch, contratará a 230 agentes más para agilizar los tiempos. El retraso en la respuesta a los vendedores sobre los datos de un comprador ha sido uno de los problemas que ha permitido la venta de armamento a personas que no deberían haber podido adquirir un arma en circunstancias normales.

Además, Obama incluirá en su último presupuesto, el de 2017, fondos suficientes para aumentar en 200 agentes la ATF, agencia que además creará un Centro de Investigación de Internet para localizar el tráfico ilegal de armas por la red. Asimismo, la ATF emitirá una normativa que requerirá a los vendedores que le notifiquen si un arma vendida se pierde o es robada en su camino hasta el comprador. Dado que este tipo de armas no suelen estar registradas aún, hacerse con armamento durante su envío se ha convertido en un objetivo favorito de organizaciones criminales.

Obama también quiere invertir 500 millones de dólares para mejorar el acceso a atención médica mental. El mandatario quiere mejorar además la información interestatal y entre agencias para que los datos sobre los individuos que no deberían adquirir un arma lleguen a las instancias adecuadas a tiempo.

Las medidas, como dijo el presidente este lunes, “no van a resolver todos los crímenes violentos en este país ni van a evitar todos los tiroteos masivos”. Pero tienen el potencial, subrayó, “de salvar vidas y ahorrarle a las familias el dolor y la extraordinaria pérdida que han sufrido tantos como consecuencia de que las armas caigan en las manos equivocadas”.

Según ha adelantado la Casa Blanca, Obama realizará el martes una comparecencia desde la residencia presidencial para explicar estas medidas. El jueves participará en un debate en la cadena CNN donde responderá además a preguntas del público sobre las armas.

 

Más información