Selecciona Edición
Iniciar sesión

La carrera presidencial en Perú une a rivales políticos históricos

Al menos 17 aspirantes concurrirán a las elecciones del próximo mes de abril para sustituir al presidente Ollanta Humala

Carteles de apoyo a Keiko Fujimori y César Acuña, en Lima. reuters

Al menos 17 fórmulas presidenciales se inscribirán antes del próximo lunes ante el Jurado Nacional de Elecciones de Perú de cara a los comicios generales del 10 de abril (para el periodo 2016-2021). Dos situaciones llaman la atención de los ciudadanos: primero, la gran cantidad de postulantes a la presidencia; y segundo, las uniones pragmáticas de representantes considerados tradicionalmente enemigos políticos, apenas sin coincidencias ideológicas, y que se habían enfrentado en anteriores ocasiones.

El expresidente y líder del Partido Aprista Peruano, Alan García, eligió como aspirante a la vicepresidencia a la excandidata presidencial y exparlamentaria Lourdes Flores Nano, lideresa del Partido Popular Cristiano: García fue su contendiente en las elecciones generales de 2006 y la calificó como “la candidata de los ricos”. Pero mucho antes, en 1991, la diputada Flores investigó por corrupción al exmandatario aprista —en su primer gobierno— y lo denunció ante el Senado de Estados Unidos. García va cuarto en las encuestas de intención de voto con un 6% y bajo la nueva marca de Alianza Popular.

Es solo uno de los ejemplos de estas extrañas uniones. Otra situación inédita es la de la exalcaldesa de Lima, Susana Villarán, exsecretaria de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos y exmiembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, hoy candidata a la vicepresidencia con Daniel Urresti, aspirante por el Partido Nacionalista. Urresti es un general del Ejército retirado, que afronta desde mayo un juicio oral por el asesinato del periodista Hugo Bustíos en Ayacucho en 1988, cuando el militar trabajaba como oficial de inteligencia en un cuartel.

En marzo de 2015, antes de que se iniciara el juicio, Villarán comentó sobre Urresti a un diario local: “No me parece un candidato para la presidencia. El Perú necesita personas con visión de Estado, de largo plazo. Él podría ser un excelente congresista una vez que resuelva sus problemas con la justicia”.

Favorita Fujimori

La exalcaldesa de Lima, que concluyó su gestión en diciembre de 2014, prometió que no volvería a la política, pero quebró su oferta para intentar evitar que gane Keiko Fujimori, la hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), quien va primera en las encuestas con un 30% de la intención de voto. Sin embargo, su otro compañero de fórmula y candidato a la segunda vicepresidencia es Maciste Díaz, quien fue alcalde provincial en 1998 y 2001 por una agrupación fujimorista.

Los candidatos que ocupan el segundo y tercer puesto en las encuestas inscribirán sus planchas presidenciales antes del cierre. El exministro de Economía, Pedro Pablo Kuczynski, de la agrupación Peruanos por el Kambio (PPK), quien tiene el 11% de intención de voto, lo hará este sábado. César Acuña, con 8% en los sondeos, de la Alianza para el Progreso (APP), lo hará el viernes, y ha reclutado a la vicepresidenta peruana actual, Marisol Espinoza, quien renunció al partido gobernante en septiembre.

En la fórmula de Fuerza Popular, de Fujimori, el candidato a la segunda vicepresidencia, Vladimiro Huaroc, fue uno de los fundadores en 2010 de Fuerza Social, un partido de izquierda, con Villarán.

Gerardo Távara, secretario general de Transparencia, asociación civil de observación electoral, asegura que aún es difícil saber cómo puede marcar la cultura política peruana el que parezca no haber principios rectores o que los candidatos puedan hacer “esto o lo otro”. “Aunque sí es un riesgo para el Congreso que haya tantos candidatos que no tienen vínculo con el partido que los llevó a la campaña, e incluso, que entren personas vinculadas al crimen organizado y al narcotráfico”, indica Távara.

Neutralidad y publicidad electoral

Una resolución de un Jurado Electoral Especial, divulgada ayer, reporta que el presidente Ollanta Humala violó el principio de neutralidad política que corresponde a los funcionarios públicos una vez que están convocadas las elecciones. Sin embargo, un vacío legal impide sancionarlo. Humala aludió negativamente a los políticos de Fuerza Popular y del Apra. Según la Ley Orgánica de Elecciones, está prohibido a toda autoridad política o pública practicar actos de cualquier naturaleza que favorezcan o perjudiquen a determinado partido o candidato. Los partidos tienen prohibido contratar publicidad electoral antes del 8 de febrero, pero casi todos ya han violado la ley.