Ataque contra un autobús de turistas en un hotel de El Cairo

Las fuerzas de seguridad han informado de que no ha habido víctimas

Dos hombres a bordo de una motocicleta han abierto fuego este jueves contra un grupo de turistas árabes israelíes que iban a bordo de un autobús en la capital egipcia, El Cairo. El ataque se perpetró en el hotel Three Pyramids (perteneciente a la cadena española Barceló), en una ruta que conduce a las pirámides de Guiza, al suroeste de la ciudad. Las fuerzas de seguridad han informado de que estaba dirigido contra estas mismas y que no ha habido víctimas. Uno de los atacantes ha sido detenido en el lugar de los hechos, y la policía ha rodeado al segundo atacante en otra parte de El Cairo, han informado las fuerzas de seguridad. No ha habido ninguna reclamación de la responsabilidad por el tiroteo.

El Ministerio del Interior aseguró que 15 personas que se habían reunido en una calle lateral cerca del hotel lanzaron fuegos artificiales de fabricación casera contra las fuerzas de seguridad apostadas allí. “Una de estas personas disparó una pistola de perdigones artesanal en dirección a las fuerzas de seguridad en la parte delantera del hotel, causando algunos daños en la fachada de cristal, así como en la ventana de un autobús turístico. No se produjeron lesiones", apuntaron fuentes del ministerio.

Egipto declaró que incrementaría la seguridad en las principales atracciones turísticas del país el año pasado, después de que islamistas radicales llevaran a cabo una serie de ataques que afectaron su industria turística. El pasado junio, un atacante suicida se inmoló cerca del antiguo templo de Karnak, en la ciudad de Luxor, a unos 200 kilómetros de la costa del mar Rojo, hiriendo a tres egipcios. Una semana antes, hombres armados en una motocicleta asesinaron a dos miembros de la policía turística de Guiza.

El turismo es uno de los pilares de la economía egipcia. El país ha estado luchando para recuperarse de la agitación política provocada por el levantamiento de 2011, que derrocó a Hosni Mubarak, y restablecer su economía, pero con numerosos tropiezos. El pasado septiembre, el Ejército atacó a un grupo de turistas mexicanos que recorría el oeste del país. 12 de ellos murieron y 10 resultaron heridos. Los soldados, según la versión oficial egipcia, creyeron que el convoy pertenecía al Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés).

En uno de los peores ataques hasta la fecha, una rama egipcia del ISIS se atribuyó un presunto atentado con una bomba en un avión comercial ruso que se estrelló en el Sinaí el pasado octubre, matando a sus 224 pasajeros. Un grupo de yihadistas egipcios, que han prometido lealtad al ISIS, han matado a cientos de soldados y policías locales desde que el Ejército derrocó al presidente islamista Mohamed Mursi en 2013, tras las protestas masivas contra su Gobierno.