Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los servicios de seguridad israelíes piden a Netanyahu aliviar la ocupación

El organismo alerta de que es urgente para evitar el colapso de la Autoridad Palestina

Los servicios de seguridad israelíes han alentado al gobierno de Israel a aliviar el peso de la ocupación sobre unos cuatro millones de palestinos en Cisjordania y evitar, así, el posible colapso de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y de su debilitado presidente, Mahmud Abbas, líder del movimiento Al Fatah.

Fuentes del aparato de seguridad citadas el jueves por el diario Haaretz sostienen que los servicios han presentado al gobierno un informe que destaca la actitud más cooperativa en materia de seguridad y la urgencia de hacer concesiones. El documento señala que Abbas parece haber frenado la propaganda que incita a la violencia, detenido a miembros de Hamás en Cisjordania y decidido devolver a sus posiciones, uniformadas, a sus fuerzas de seguridad a fin de impedir el enfrentamiento de los palestinos con militares y policías israelíes.

Según fuentes palestinas, las fuerzas de la ANP cuentan con unos 30.000 hombres y son acusadas por Hamas –a cargo de la franja de Gaza, de la cual expulsó a Abbas a mediados de la década pasada--, de ser "colaboracionistas del estado sionista".

En los medios palestinos dependientes de la ANP cesaron las encendidas diatribas y la incitación contra Israel y los asentamientos judíos de Cisjordaia, habitados por alrededor de 400.000 israelíes, incluidos los de Jerusalén oriental, anexada en 1967.

En su boletín mensual, el Servicio de Seguridad de Israel, Shin Bet o Shabak, informó el jueves de que los ataques palestinos fueron 250 en diciembre pasado, 80 menos que en noviembre.

Los servicios de seguridad consideran que Abbas ha  hecho esfuerzos por pacificar la situación

A poco de comenzar la "intifada de los cuchillos", más de tres meses atrás, y en la que perdieron la vida cerca de 140 palestinos (entre éstos al menos 80 atacantes), 20 israelíes (soldados y civiles) y dos extranjeros, Abbas había autorizado a militantes armados de Al Fatah participar en las violentas manifestaciones contra Israel.

El último intento de mediación, hecho por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, en noviembre pasado, en plena "intifada de los cuchillos", finalizó sin compromisos de parte de Netanyahu y de Abbas, quienes, al menos retóricamente apoyan "la solución de los dos estados", es decir un estado palestino al lado del israelí.

El primer ministro Netanyahu se reunió en dos ocasiones con el gabinete para asuntos de seguridad en las últimas dos semanas para analizar la situación de la ANP, y estudiar planes para el caso de que Abbas -en el úndécimo año de su presidencia- dimita o sea derrocado por la oposición, que también lo acusa de corrupción.

"Sin las fuerzas palestinas de seguridad, Israel tendría que acantonar en Cisjordania decenas de miles de soldados para llenar el vacío" si colapsara la ANP, advirtió Kerry a Netanyahu a raíz de prolongado estancamiento del proceso de paz con Abbas.

El ministro israelí de Defensa, Moshé Yaalon, según Haaretz, está de acuerdo con hacer algunas concesiones a Abbas y a la ANP, cuyos presupuestos de hecho dependen de los aportes de la Unión Europea, los EE.UU. y algunos países árabes.

A lo que no está dispuesto es a cederle más armas de las que Israel le proveyó en el pasado, ni jeeps blindados, señala el diario de Tel Aviv.

En diciembre se produjeron 250 ataques, 80 menos que el mes anterior

Entre las posibles concesiones estaría la de construir infraestructuras en una zona de Cisjordania bajo control absoluto de Israel, según los acuerdos de Oslo, donde Abbas - que se opone a la violencia pues su estrategia es la de negociar- aspira a fundar el estado palestino.. Esa estrategia es diametralmente opuesta al de sus rivales de Hamas, que gobierna en Gaza, no reconocen al Estado Judío y sólo admitirían negociar "una tregua por diez años".

Abbas, de 80 años, afirmó el miércoles en Belán -apuntando a sus opositores islamistas de Hamas y de organizaciones de la izquierda palestina- que la ANP "es un logro de nuestro pueblo y sólo será sustituida por un esta palestino independiente".

Asimismo, aseveró que sólo en negociaciones (con Israel) se podrá resolver el conflicto, "el más viejo del Oriente Próximo". Abbas quisiera que, al igual que en el caso de Siria, Libia y otros entuertos de la región, sea el Consejo de Seguridad de la ONU o una comisión internacional quienes promuevan un marco de negociaciones para poner fin al que conflicto que desde hace más de un siglo sostienen árabes y judíos.

La ANP fue creada en 1993 por el histórico líder palestino Yasir Arafat, tras los acuerdos de Oslo. Aquel documento prevía la fundación de un régimen de autonomía por cinco años en los territorios de Gaza y Cisjordania, y la negociación de un "estatus final", pero todos capítulos de la negociación fracasaron hasta la fecha.