Nuevo estallido de violencia en las montañas del opio mexicano

Seis muertos en Zitlala, escenario de disputas violentas entre Los Ardillos y Los Rojos, grupos delincuenciales que se pelean por el territorio

Las muertes por la disputa del control del territorio en Guerrero no cesan. En una comunidad indígena de Zitlala, en la montaña baja del Estado, la violencia que desató el crimen organizado desde el año pasado parece no tener fin. El miércoles seis personas fueron acribilladas durante un enfrentamiento entre dos grupos delincuenciales. Según la versión de las autoridades, varios hombres armados llegaron al poblado y catearon casas en busca de armas. Posteriormente se desató la balacera. 

Entre los muertos hay una mujer y un adolescente de 14 años. El alcalde del municipio contó al diario local El Sur que un grupo de pistoleros sacaron de sus casas a las personas para ejecutarlas. Un cuerpo fue encontrado en un auto, otros dos quedaron tendidos en las entradas de sus casas de pisos de tierra y láminas de cartón y el resto en diferentes puntos del pequeño poblado.

La comunidad donde ocurrieron los hechos es Quetzalcoatlán, y forma parte del municipio de Zitlala, ubicado en el centro de Guerrero. El pequeño poblado de unos cien habitantes, en su mayoría indígenas, es un lugar empobrecido y de difícil acceso. No hay servicio telefónico y las únicas vías para llegar son de terracería. Los pobladores se dedican al campo y por la falta de oportunidades migran a otros estados para trabajar como jornaleros.

Un día antes de la ejecución de estas seis personas, el esposo de una de las regidoras del municipio, fue plagiado. Santiago Tixteco Cosme, que había sido secretario general del ayuntamiento en la administración anterior, fue raptado por un grupo armado y hasta el momento se desconoce su paradero.

La violencia en Zitlala está presente desde el año pasado. El 20 de diciembre, el director de tránsito del ayuntamiento fue asesinado a balazos cuando viajaba en su coche. Al día siguiente, en otra comunidad del municipio, cuatro jóvenes fueron encontrados degollados en un camino de terracería. Las víctimas fueron sacadas de sus viviendas por hombres armados, según contaron los familiares.

Zitlala, junto a otros municipios de esa zona como Chilapa, tiene una ubicación estratégica para el cultivo de amapola. Tan sólo en octubre del año pasado, los policías federales destruyeron 30 mil plantas de esta yerba en una comunidad montañosa de Zitlala. Por ello desde hace años esta zona es terreno constante de disputas entre Los Ardillos y Los Rojos. Éste último grupo delincuencial es el que se ha mencionado como el autor de la muerte de una alcaldesa en el vecino Estado de Morelos.

Guerrero es uno de los principales productores de opio en el mundo y es uno de los Estados más violentos de México. Tan sólo el año pasado se registraron cerca de 2.000 homicidios dolosos, una de las tasas más altas registradas en el país. En Iguala, otro de sus municipios, es donde en septiembre de 2014 desaparecieron 43 estudiantes que fueron raptados por policías locales en contubernio con bandas delincuenciales.