La Asamblea venezolana juramenta a tres diputados opositores impugnados

El chavismo ha considerado la medida como un desacato a la sentencia del Supremo que suspende la proclamación de cuatro parlamentarios

La nueva directiva de la Asamblea Nacional ha cumplido con lo que prometió al conocer que tres de sus diputados, que completan los dos tercios necesarios para controlar la cámara por mayoría calificada, no podrían incorporarse a la plenaria gracias a una decisión del Tribunal Supremo de Justicia. En la sesión de este miércoles han llamado a los parlamentarios Nirma Guarulla, Julio Ygarza y Romel Guzamana, pertenecientes al estado de Amazonas (sur de Venezuela), para que juraran a su cargo en un acto simbólico.

La fracción opositora, sin embargo, se cuidó de no sumar sus votos al momento de aprobar el acuerdo que permite que la prensa vuelva a entrar al Parlamento, ni a otros actos previstos en el orden del día. A efectos prácticos la oposición sigue contando con 109 diputados, pero ha enviado un mensaje que desafía la voluntad del gobierno de impedir de cualquier forma que la oposición pueda avanzar con el plan de diseñar un plan para salir del gobierno de Maduro en el primer semestre apelando a su mayoría calificada (112 asambleístas).

La víspera de Año Nuevo la Sala Electoral del Supremo admitió los recursos interpuestos para impugnar los resultados de los comicios parlamentarios del pasado 6 de diciembre en circuitos de los estados Amazonas, Yaracuy y Aragua, además del representante indígena de la región sur. Además de admitir el contencioso, en el caso de Amazonas el máximo tribunal declaró procedente un amparo cautelar y ordenó “de forma provisional e inmediata la suspensión de efectos de los actos de totalización, adjudicación y proclamación”.

La oposición considera que todos los actos de la Sala Electoral son inconstitucionales. La anterior legislatura, fuera del período ordinario de sesiones, aprobó la designación de 13 magistrados afectos para reforzar el control del máximo tribunal. El chavismo asegura que la aprobación cumplió con todos los requisitos de la Constitución. La Carta Magna, de naturaleza gaseosa, permite que ambos sectores la interpreten según su conveniencia.

No tardó en responder el chavismo. El diputado y número dos de esta corriente, Diosdado Cabello, aseguró que la nueva directiva estaba ignorando un dictamen judicial. Vaticinó que una vez que presenten ante el Supremo una denuncia por desacato el Parlamento no podrá publicar ley alguna. “Van a quedar en ridículo”. Su compañero Pedro Carreño ha sugerido incluso que el Ejecutivo no entregue al Legislativo el dinero necesario para su funcionamiento.

Este nuevo enfrentamiento se produce apenas en el segundo día de sesiones, caracterizado, como la primera sesión, por los fuertes cruces y los insultos entre parlamentarios. Entre el chavismo había además una molestia adicional en la sesión del miércoles por la forma cómo el presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, ordenó que retiraran la iconografía chavista del hemiciclo. Los contendores no se dan tregua.

Por otra parte, el presidente Nicolás Maduro dijo sentirse indignado por la forma como Ramos Allup ordenó el retiro de las imágenes de Bolívar y Chávez del hemiciclo de sesiones. "Casi los sacaron a patadas", expresóMaduro ha llamado a sus seguidores a rebelarse ante lo que calificó como acciones fascistas y anunció jornadas de desagravio en honor al Libertador y al líder de la autodenominada revolución bolivariana en todas las instituciones públicas"

Más información