Selecciona Edición
Iniciar sesión

Detenido un asesino serial en México que mutilaba a sus víctimas

La policía de Chihuahua (al norte del país) apunta a que el detenido puede estar detrás de 12 homicidios de extrema brutalidad

La policía de Chihuahua, en el norte de México, encontró a mediados de noviembre los restos de un cadáver mutilado en el patio trasero de una casa abandonada en la céntrica colonia Desarrollo Urbano. A los pocos días, encontraron cerca de allí más restos humanos a la vez que se registraba la desaparición de varios hombres por las mismas fechas. La policía detuvo este martes a Andrés Ulises Castillo, de 35 años. En su casa, localizaron un tercer cuerpo inhumado.

La investigación apunta a que el detenido puede estar detrás de otras dos violaciones y hasta 12 homicidios en la zona. “Creemos que puede estar vinculado con otros sucesos registrados en diferentes puntos de la ciudad con un alto nivel de brutalidad durante el periodo de 2009 a 2015”, anunció el Fiscal General de Estado, Jorge Enrique González, el pasado martes en una rueda de prensa conjunta con el director general de la policía estatal de Chihuahua.

Las autoridades informaron que el móvil los tres homicidios fue de tipo sexual, además de estar conectado con el consumo de drogas. En el domicilio de Castillo fue encontrada una pequeña cantidad de metanfetamina.

La investigación se sustentó en las entrevistas con los vecinos, además los análisis periciales de los restos humanos encontrados. Los huellas de sangre de las mantas y los trapos que envolvían los cuerpos fueron clave, así como las evidencias encontradas en su domicilio: la sangre en el suelo y las paredes, la pintura con la que intentó cubrir las huellas, una sierra con la que desmembraba los cuerpos, un muñeco que colocó junto a uno de los cadáveres así como una carnet de una empresa de seguridad con su fotografía y su nombre.

“Con el trabajo de campo y los resultados de pruebas periciales, se determinó que el homicida utilizó en ambos crímenes el mismo modus operandi, incluso la misma segueta para cortar los cuerpos y la carretilla en la que los cargó hasta el lugar donde dejó las extremidades”, señaló el fiscal del Estado. La manera repetida de actuar era el asesinato mediante golpes en la cabeza, para después cortar en pedazos el cuerpo con un serrucho y esparcirlos en una carretilla por distintos lugares.

Más información