Selecciona Edición
Iniciar sesión

Estados Unidos felicita a México por la captura de El Chapo

Si el Gobierno mexicano permitirá la extradición de Guzmán Loera a su vecino del norte es todavía una incógnita

Estados Unidos celebró el viernes la noticia de la captura de Joaquín El Chapo Guzmán en México, aunque por el momento no se ha especificado si solicitará de nuevo su extradición, tal como le instó a hacerlo rápidamente el candidato presidencial republicano Marco Rubio.

La primera institución estadounidense en felicitar a México por la captura de Joaquín El Chapo Guzmán fue la agencia antidrogas, la DEA, que se declaró "extremadamente satisfecha" por este "logro importante en la lucha contra el crimen organizado transnacional, la violencia, y el narcotráfico". 

La DEA, que ha seguido muy de cerca toda la investigación sobre El Chapo, felicitó al Gobierno mexicano por la captura y reconoció la "valentía" de los agentes que efectuaron su detención. No está claro por el momento si la agencia estadounidense estuvo involucrada en el operativo efectuado en Los Mochis, Sinaloa. En un comunicado, la institución se limitó a resaltar la "fuerte relación colaborativa" que mantiene con México y su disposición a seguir "trabajando juntos para enfrentar las amenazas del crimen organizado transnacional".

Tras su huida de un penal de alta seguridad en julio, la DEA lo incluyó en su lista de fugitivos y estableció una línea para recibir informaciones que pudieran ayudar a su captura, por lo cual Washington ofrecía una recompensa de hasta cinco millones de dólares.

El Chapo "ha destruido vidas y comunidades en todo Estados Unidos y México y su captura es una alta prioridad para la DEA", dijo en agosto el director de la agencia antidrogas, Chuck Rosenberg. Su fuga era considerada por las autoridades estadounidenses como un "peligro para la seguridad de los dos países", por lo que Rosenberg prometió "trabajar estrechamente con los colegas mexicanos y proporcionar todos los recursos posibles para garantizar su arresto". Pese a los votos por colaborar, son conocidas las tensiones entre el organismo estadounidense y sus contrapartes mexicanos a causa de El Chapo, sobre todo desde que este fuera liberado hace dos años por un salvoconducto legal Rafael Caro Quintero, otro sinaloense dedicado al negocio de la droga que penaba prisión por el asesinato de un agente de la DEA, Enrique Camarena. La institución lo tomó como una afrenta personal. Desde que fue arrestado de nuevo, en febrero de 2014, las informaciones acerca de su posible extradición han sido confusas.

La Procuraduría General de la República (Fiscalía mexicana) solo tramitó la última petición de extradición realizada por Estados Unidos dos semanas después de la vergonzosa huida de éste por un túnel construido bajo su celda de máxima seguridad. Sin embargo, en octubre, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, descartó en medios mexicanos una extradición automática, argumentando que El Chapo tenía aún un proceso pendiente en México.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos también felicitó al Gobierno mexicano y a las agencias implicadas en su captura, pero eludió aclarar si solicitará o no la extradición de El Chapo, que afronta numerosos cargos en diversos tribunales del país.

La captura de El Chapo constituye una “vindicación del imperio de la ley en nuestros países”, afirmó la fiscal general estadounidense, Loretta Lynch. El último intento de fuga del prominente narcotraficante “ha fracasado y ahora tendrá que responder por sus presuntos crímenes, que han provocado violencia, sufrimiento y corrupción significativos en múltiples continentes”, agregó. Sobre el futuro de las gestiones para juzgarlo en uno u otro país, Lynch solo dijo que el Departamento que dirige “se enorgullece de mantener una relación estrecha y eficiente” con sus pares mexicanos y que espera “continuar este trabajo conjunto para garantizar la seguridad de nuestros pueblos”.

Pese a ello, el candidato presidencial republicano Marco Rubio llamó al Gobierno de Barack Obama a pedir rápidamente esa extradición.

"La Administración Obama debería buscar de inmediato la extradición de El Chapo de acuerdo con nuestro tratado con México", dijo el también presidente del Subcomité de Relaciones Exteriores para el Hemisferio Occidental del Senado. "No solo es buscado por graves crímenes en Estados Unidos. También tenemos las capacidades para llevarlo ante la justicia", afirmó.

Según Rubio, la fuga de El Chapo "fue un duro golpe para todos aquellos que trabajan de buena fe en el Gobierno mexicano, en la administración de justicia y en la seguridad para proporcionarle a esa nación un futuro mejor. Me satisface saber que está de nuevo bajo custodia", agregó.

Otras reacciones

En México, el secretario de Educación, Aurelio Nuño, el de Hacienda, Luis Videgaray o el presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, se han referido igualmente a la detención del narcotraficante.

Por su parte, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, también celebró la noticia y destacó el "reconocimiento" de la organización por "tan importante logro para el Estado mexicano".

Más información