Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Estados Unidos deporta a un criminal de guerra salvadoreño

Guillermo García vuelve a su tierra natal siendo vinculado a múltiples violaciones a los derechos humanos durante la guerra civil

El exministro de Defensa de El Salvador Guillermo García arribó este viernes a su tierra natal pero nadie lo esperaba con honores, sino como se reciben a los deportados de Estados Unidos, que vienen esposados y custodiados en un avión fletado por el gobierno norteamericano.

Al ex hombre fuerte de El Salvador, un tribunal de justicia de Florida lo acusó por su relación con múltiples violaciones a derechos humanos durante la guerra civil salvadoreña (1980-1992).

El general retirado García, según investigaciones nacionales e internacionales, está vinculado a crímenes de lesa humanidad como el asesinato de cuatro religiosas estadounidenses y el asesinato del ahora beato Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Igualmente se lo vincula con masacres de campesinos en acciones calificadas como "contrainsurgencia".

En las afueras del aeropuerto, que ahora lleva el nombre de "Monseñor Oscar Arnulfo Romero", decenas familiares de víctimas de abusos a los derechos humanos de parte de los militares, se manifiestan pidiendo justicia y verdad. "Señor Fiscal: Exigimos que se ponga en función del caso García".

Otro grupo de manifestantes entonaban canciones, una de ellas la conocida como "No Matarás", una frase tomada de la última homilía de Monseñor Romero, antes de ser asesinado el 24 de marzo de 1980, crimen en el que la justicia estadounidense, a través de pruebas de sus órganos de inteligencia, vinculan al general García.

En diciembre el Centro de Justicia y Responsabilidad (CJA), con sede en San Francisco (Estados Unidos), comunicó que la Junta Migratoria de Apelaciones determinó la orden de deportación al confirmar la participación de García en múltiples asesinatos y masacres, entre otros de tres monjas y una misionera laica, todas ellas estadounidenses, ocurrido en 1980.

El exministro de Defensa, ahora de 81 años, fungió en ese cargo desde octubre de 1979 hasta abril de 1983. En 1990 se le concedió asilo político en Estados Unidos, después de que afirmara que temía por su vida si permanecía en El Salvador. Residió en Florida.

Durante los años en que García estuvo al frente de Defensa también se cometieron masacres de campesinos como la de El Mozote, donde fueron asesinadas más de 800 personas, la mayoría mujeres, menores de edad y ancianos, según consta en el Informe de la Comisión de la Verdad (1993).

Durante los años en que García estuvo al frente de Defensa también se cometieron masacres de campesinos como la de El Mozote

Tal comisión, que investigó crímenes de guerra después del cese de fuego (1992), señaló que el entonces ministro de Defensa tampoco hizo "ningún esfuerzo serio para investigar a fondo la responsabilidad en los asesinatos de las cuatro religiosas estadounidenses asesinadas por miembros de la Guardia Nacional de El Salvador el dos de diciembre de 1980".

Hace 35 años las religiosas Ita Ford y Maura Clarke regresaban de Nicaragua y las encargadas de recogerlas en el aeropuerto eran la monja Dorothy Kazel y la misionera laica Jean Donovan.

La noche del 2 de diciembre de 1980 fueron detenidas y luego asesinadas por miembros de la Guardia Nacional (GN), al mando de otro general retirado Eugenio Vides Casanova, quien en meses pasados fue también deportado desde Estados Unidos.

En marzo de este año Vides Casanova, exjefe de la GN y exministro de Defensa, fue deportado de Estados Unidos por su participación en los asesinatos de las cuatro religiosas estadounidenses de la orden Mary Knoll, además de masacres, torturas y ejecuciones extrajudiciales.

Ni Vides Casanova ni García están procesados en El Salvador porque una amnistía general de 1993, promulgada por el entonces presidente Alfredo Cristiani, beneficia a militares y guerrilleros que cometieron delitos de lesa humanidad.

Más información