Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Una oleada de atentados deja 50 muertos en Bagdad

El ISIS se atribuye un ataque a un centro comercial en el que mueren 18 personas

ampliar foto

El grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés) se atribuyó este lunes la autoría de un atentado suicida que causó al menos 18 muertos, entre ellos dos policías, en un centro comercial situado en un barrio de mayoría chií de Bagdad.

No fue el único ataque que sacudió este lunes la capital iraquí y su comarca. Otra acción perpetrada contra un café en Muqdaqiya, una localidad 90 kilómetros al noreste de Bagdad, dejó una veintena de víctimas mortales, según fuentes militares y policiales. En el ataque al café primero hizo explosión una bomba, y a continuación, cuando los clientes y vecinos se reunían en el lugar del atentado, se produjo la deflagración de un coche bomba.

El atentado perpetrado en el centro comercial Al Yauhara siguió parecidos patrones. Hombres armados detonaron chalecos explosivos dentro del complejo y un coche bomba explotó en las inmediaciones. En este atentado resultaron heridas al menos 40 personas.

Finalmente, otra explosión registrada al sureste de Bagdad se cobró la vida de siete personas más.

El comunicado del Estado Islámico, que controla franjas de territorio en el norte y el oeste de Irak, explicaba que el atentado contra el centro comercial tenía como objetivo un grupo de “paganos revisionistas”, la denominación despectiva que el ISIS utiliza para nombrar a los chiíes.

El mes pasado, el Gobierno iraquí se había apuntado una victoria contra los yihadistas suníes con la reconquista de la ciudad occidental de Ramadi, de donde los había ido desalojando.

Bajo control

El balance de víctimas mortales de este lunes es el más elevado de los últimos tres meses. El portavoz del Ministerio del Interior, el brigadier general Saad Maan, culpó de los ataques “a ese grupo terrorista que ha sufrido serias pérdidas a manos de las fuerzas de seguridad”, dijo sin nombrar al ISIS. Fuentes policiales desmintieron de inmediato informaciones de medios locales, según las cuales los terroristas habrían hecho rehenes en el centro comercial.

Además de la violencia específica del Estado Islámico, el país se ve también sacudido por la violencia sectaria entre suníes y chiíes, un conflicto que se ha visto exacerbado por el auge del grupo terrorista yihadista.