Petrobras recorta sus inversiones un 24,5% hasta 2019

La caída del precio del barril y del real obligan a la empresa a revisar su plan de negocio

La petrolera estatal brasileña Petrobras anunció ayer cambios en su plan de negocio a fin de adaptarse a un escenario más realista en el que el barril de Brent se vende barato y el dólar caro. La compañía, inmersa en las consecuencias de la investigación de un monumental escándalo de corrupción, ha decidido cortar un 24,5% sus inversiones hasta 2019, de 130.300 millones de dólares a 98.400.

Los cortes afectarán a la producción de petróleo durante los próximos años y la meta en 2020 de producir 2,8 millones de barriles por día cae a 2,7. La compañía, sin embargo, ha revisado al alza las inversiones para este año, que pasaron de 19.000 millones de dólares a 20.000.

Estos cambios no han sido bien vistos por el mercado y las acciones de Petrobras han caído hasta los seis reales (1,49 dólares), el valor más bajo desde 2003. “El ajuste no ha dado ninguna tranquilidad: al contrario”, lamenta Flavio Conde, de la consultora WhatsCall. “La expectativa del mercado era que la compañía redujese el valor de las inversiones este año en por lo menos 15.000 millones de dólares. Aumentando las inversiones está diciendo que no va a ahorrar para pagar su deuda”, explica Conde. “Pueden reducir un cuarto sus inversiones en cuatro años, pero 2019 está muy lejos para los mercados y la preocupación afecta tanto al inversor de acciones como al de deuda”.

Con una deuda bruta de 506.000 millones de reales (125.500 millones de dólares), la petrolera es la segunda empresa de capital abierto más endeudada de América Latina y Estados Unidos, según Economatica, especialista en el análisis de datos en el mercado de capitales. “El valor máximo de deuda que una compañía debería tener es de tres veces su EBITDA y Petrobras tiene el doble. La única solución para el endeudamiento es conseguir un mega-aumento de capital”, explica Conde. “Pero, en primer lugar, el Gobierno no tiene dinero para hacerlo y, en segundo lugar, ¿qué inversor apostaría en una empresa que está siendo investigada por un inmenso escándalo de corrupción en un país, además, donde su presidenta se enfrenta a un proceso de impeachment?”, cuestiona el consultor.

La nueva versión del Plan de Negocios y Gestión 2015-2019 considera ahora que el precio del barril de Brent, referencia de los mercados europeos, rondará en 2016 los 45 dólares y no los 55, como fue consignado en proyecciones anteriores. La revisión, sin embargo, difiere en casi 15 dólares del valor actual del crudo, cotizado este martes a 31,5 dólares. La tasa de cambio del real, en continua devaluación frente al dólar, también ha tenido que ser ajustada de 3,80 reales por dólar a 4,06. Solo el efecto del cambio ha tenido un impacto en las cuentas de la compañía de 10.700 millones de dólares.

La exploración del pré-sal, el yacimiento de petróleo a grandes profundidades frente a las costas del sudeste de Brasil, continuará siendo prioridad de la compañía a pesar de los recortes. Por ello, la exploración y producción de petróleo recibirá el 81% de las inversiones, según informó la empresa a la Comisión Nacional de Valores Mobiliarios (CNVM).

La preocupación de algunos especialistas es saber dónde se meterá la tijera. “El tamaño de los recortes no es tan importante mientras la industria nacional del sector tenga planes con cierta credibilidad para poder invertir. Es importante saber qué emprendimientos continuarán y cuáles serán suspendidos. El perjuicio de las empresas que no han sido pagadas por servicios prestados o cuyos proyectos no han salido del papel es enorme”, explica Alberto Machado Neto, profesor de las Maestrías en Administración de Negocios en petróleo y gas de la prestigiosa Fundación Getúlio Vargas.

El precio de la corrupción

Las ventas de activos de la compañía se mantendrán en el periodo 2015-2016 en 15.100 millones de dólares. “Esta compañía será más pequeña en cuatro años, pero estará mucho más centrada en su gestión, eficiencia y será, sobre todo, más rentable. Estamos trabajando intensamente en reducir gastos operacionales y la eficiencia de la empresa es mucho mejor gracias a eso”, dijo en diciembre el presidente de la estatal, Aldemir Bendine.

En abril del año pasado, Petrobras calculó que había perdido cerca de 6.100 millones de reales en la trama corrupta que incluía a altos cargos, empresarios y políticos y que orquestaba sobornos a cambio de contratos millonarios sobrefacturados. El perjuicio causado por las irregularidades destapadas durante la Operación Lava Jato, sin embargo, puede ser mucho más alto y alcanzar los 42.800 millones, según un informe de la Policía Federal.

Más información