La leyenda del Bolívar zambo

A los venezolanos que buscan comprar comida les importa un carajo cómo era su rostro

La novela Gorky Park, del estadounidense Martin Cruz-Smith, sitúa en la antigua Unión Soviética las aventuras del investigador Arkady Renko. Para esclarecer unos asesinatos, Renko pide a un excéntrico antropólogo forense que reconstruya los rostros desollados de tres cadáveres que el deshielo ha dejado al descubierto en el Parque Gorki de Moscú.

Cruz-Smith podría haberse inspirado en el trabajo del antropólogo ruso Mijáil Gerásimov, padre de la llamada “escultura forense”. Juntando disciplinas como la estadística demográfica, la paleontología forense y la antropometría, Gerásimov recuperó, a partir de su calavera, el rostro del emperador Iván El Terrible, por orden de Stalin.

El propósito de Chávez era verificar que los restos exhumados fuesen, en verdad, los de Bolívar

Hugo Chávez halló su Gerásimov en Philippe Froesch, artista francoalemán que se dedica a reconstruir el rostro de figuras históricas. En entrevista concedida por Froesch a la periodista venezolana Valentina Lárez y publicada en El Tiempo de Bogotá, en 2012, Froesch narra haber sido contratado por Chávez para obtener, con tecnología digna de la serie CSI: Cyber el “verdadero rostro” de Simón Bolívar, a partir de tomografías de su osamenta.

Un vídeo, disponible en Youtube, registra la exhumación de los restos del Libertador, requeridos por Froesch para su trabajo. Es un grotesco documento de la demencial necrofilia que anima el culto a la personalidad de Chávez. Un equipo de patólogos forenses, embutidos en trajes blancos que evocan a los astronautas de 2001. Odisea en el espacio, de Stanley Kubrick, abren un sarcófago y exponen el esqueleto de Bolívar, quien murió en 1830 y yacía en el Panteón Nacional desde 1876. La banda sonora de esta operación encaminada al análisis de ADN y la imagenología es el himno nacional de Venezuela. Chávez mostró, muy ufano, el tétrico videoclip en su programa Aló, presidente.

El propósito de Chávez era verificar que los restos exhumados fuesen, en verdad, los de Bolívar y, de ser así, corroborar o invalidar la hipótesis de que el Padre de la Patria no murió tuberculoso, como me enseñaron en la escuela, sino que fue envenenado. El autor intelectual del magnicidio habría sido el prócer independentista neogranadino Francisco de Paula Santander, rival vitalicio de Bolívar y, según Chávez, diabólica prefiguración de Álvaro Uribe Vélez.

La hagiografía chavista sugiere, además, que Bolívar pudo ser hijo de una esclava negra

El espectrógrafo de masas, sin embargo, no mostró trazas de arsénico. La hagiografía chavista sugiere, además, que Bolívar pudo ser hijo de una esclava negra y por eso, de grande, se convirtió en un abolicionista muy chévere.

Bolívar fue, nadie lo duda, aristócrata y rico: un gran cacao, un blanco criollo descendiente directo de vascos llegados a Venezuela en el s. XVII. En 1825, posó en Lima para el retratista Gil de Castro, y dictaminó que el resultado era “de la mayor exactitud”. En ese retrato, las peninsulares facciones del Héroe son el cruce perfecto entre un José María Aznar, narigudo, con bigotazo, y un Imanol Arias chaparrito y de incipiente calva.

Sorprendentemente, el Bolívar de Froesch muestra pronunciados arcos superciliares y labios gruesos, afroantillanos: un Bolívar zambo, palabra esta que, me apresuro a decir, no entraña desdén de castas ni racismo. Designa, llanamente, al mestizo de negro e indio que somos casi todos en Venezuela.

¿Cómo era el rostro de Bolívar? No lo sé

El retrato “oficial” de Bolívar que Henry Ramos Allup, nuevo presidente de la Asamblea Nacional, ha desalojado del Capitolio para indignación de Maduro guarda tan protochavista parecido con Chávez que solo se echa de menos la verruga en la frente.

¿Cómo era el rostro de Bolívar? No lo sé. Y a los venezolanos que hoy hacen fila para comprar comida y medicamentos inexistentes, o retirar de la morgue el cadáver de un ser querido, asesinado por el hampa, tampoco parece importarles un carajo.

@ibsenmartinez