Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los primeros cubanos salen de Costa Rica hacia Estados Unidos

180 cubanos han salido en el primer vuelo coordinado por Costa Rica hacia El Salvador, tras el rechazo en la frontera con Nicaragua

La Cruz de Guanacaste (Costa Rica)
Ver Fotogalería

Diez horas antes, Michel y Arnobis tenían lista al mediodía de este martes su mochila de migrantes. Algo de ropa, lo que les queda de dinero y un teléfono celular era todo el equipaje para el vuelo programado para salir casi a la medianoche y acabar con el largo atasco en Costa Rica. Esperan pisar suelo de Estados Unidos el sábado, pero antes deben aterrizar en El Salvador, cruzar Guatemala y llegar a Tapachula sin certeza de cómo atravesar México.

Igual las mochilas están listas y el ánimo en punta para Michel Águila y Arnobis Téllez, dos de los 180 cubanos incluidos en el primer vuelo coordinado por Costa Rica para los 8.000 migrantes que cumplieron ya dos meses en territorio tico varados en su ruta terrestre hacia Estados Unidos. El rechazo en la frontera con Nicaragua los obligó a quedarse en albergues en espera de una salida y esa salida comienza este martes, en una guagua (autobús) al atardecer hacia el aeropuerto de la ciudad de Liberia, a 55 kilómetros.

El rechazo en la frontera con Nicaragua los obligó a quedarse en albergues en espera de una salida

"Al fin, ya hoy nos vamos. Esto es muy duro, pero es un pasito más hacia Estados Unidos", decía Michel después de ducharse y afeitarse en el albergue instalado en un colegio público en La Cruz, a 20 km de Peñas Blancas, el puesto fronterizo donde Nicaragua les cerró el tránsito desde noviembre. Mezclaba entusiasmo e incertidumbre, porque nadie aquí tiene claro cómo será el trayecto por México una vez lleguen en autobús a la ciudad sureña de Tapachula. "No estamos garantizando que lleguen a Estados Unidos sino garantizando su tránsito por esta región", decía la directora de Migración, Kathya Rodríguez. "Va a ser peligroso, pero igual lo íbamos a pasar en nuestro plan original", reconocía Arnobis.

En su mente estaba su familia en Cuba y su destino en Miami, pero antes el momento de abordar por la noche el vuelo de Liberia hacia San Salvador. Entró en el primer grupo por fecha de ingreso desde Panamá a Costa Rica y porque tenía los 550 dólares para el trayecto hasta Tapachula, donde se prevé les den un salvoconducto de 20 días y poco más para el tramo hacia Estados Unidos, que otorga la residencia por la Ley de Ajuste Cubano a quienes lleguen por vía terrestre.

En el Colegio Nocturno de La Cruz el ambiente era más festivo. "Todo está muy bien, muy en calma", contestaba Luis Felipe mientras Reinier Montes de Oca le recortaba la barba, las cejas y el cabello. El joven quería irse guapo y el peluquero lo envidiaba por irse. "Yo me quedo, pero espero irme pronto, el 20 o así. Tampoco la hemos pasado mal en Costa Rica". Alrededor, música, perfume, maquillaje, bromas y despedidas, aunque la mayoría permanece en espera.

El vuelo de este martes nunca estuvo previsto. Es solo la manera pactada por gobiernos centroamericanos después de tensos desacuerdos y el rechazo firme Nicaragua. Los migrantes después continuarán por carretera rumbo al norte, la meta que han logrado miles de cubanos desde 2012, cuando Ecuador levantó el visado y se convirtió en plataforma de la travesía continental de quienes huyen de Cuba con ayuda de redes de tráfico de personas, mientras Washington y La Habana avanzan en su diálogo diplomático y la migración continúa en la lista de asuntos sensibles.

Más información