Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Supremo de EE UU censura cómo aplica Florida la pena de muerte

Los magistrados destacan que solo los jurados pueden decidir sobre las ejecuciones

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha censurado la forma en que el Estado de Florida aplica la pena de muerte. La resolución considera inconstitucional que los jueces de este Estado puedan ordenar la pena capital para un condenado, una decisión que solo corresponde a los jurados. El Estado de Florida tiene casi 400 condenados pendientes de ser ejecutados, una de las cifras más altas del país.

La decisión de la más alta instancia judicial de Estados Unidos supone un varapalo a la forma en que el Estado de Florida ha venido aplicando durante años la pena de muerte al otorgar a los jueces un poder excesivo en detrimento de los jurados. Este poder de los jueces de Florida es excepcional en EE UU y, previsiblemente, obligará a modificar el procedimiento con el que se aplica la máxima pena.

La resolución que el Supremo dictó el martes responde a un recurso presentado por la defensa de Timothy Lee Hurst, que fue condenado por matar en 1998 a una compañera de trabajo de una cadena de restaurantes. El Estado de Florida no exige que haya unanimidad del jurado para condenar a la pena de muerte. Y en el caso de Hurst, los miembros del jurado se dividieron: siete recomendaron la pena capital y cinco se pronunciaron en contra. Con esta recomendación, el juez dictó la orden de ejecución.

El Supremo de EE UU, en una resolución apoyada por ocho magistrados y con un voto en contra, subraya que deben ser los jurados, y no los jueces, los que tienen que valorar cada hecho para tomar la decisión de imponer la pena de muerte. Añade también que una recomendación del jurado, como ocurrió en el caso de Hurst, es insuficiente para que los jueces puedan dictar una medida de tal relevancia. Los magistrados del Supremo subrayan que la forma en la que Florida ha venido aplicando la pena de muerte viola la sexta enmienda a la Constitución, que versa sobre las garantías de los derechos de los acusados por hechos criminales. Florida ha venido aplicando este método pese a que el Supremo de EE UU ya dijo en 2002, en un caso de un condenado en Arizona, que solo los jurados podían decidir la pena de muerte.

Florida es de los Estados que aún aplica la pena de muerte en EE UU. Hasta el momento, 19 de los 50 Estados han decidido abolirla, una corriente que ha crecido en los últimos años. El pasado agosto, Connecticut fue el último Estado que se sumó a la supresión de la pena capital. Texas es, con diferencia, el Estado que más ha aplicado la pena capital en Estados Unidos, con más de 500 ejecuciones desde 1976.

Más información