Almagro acusa a Maduro de dar un “golpe directo” a la democracia

El jefe de la OEA advierte que no respetar los resultados electorales es un "atentado"

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha elevado más aún el tono ante lo que considera ya un “golpe directo” a la voluntad popular en Venezuela que “erosiona” la democracia. Primero le envió al presidente Nicolás Maduro una advertencia dentro su “mensaje de Año Nuevo” para que no “distorsionara” los resultados electorales que dejaron al chavismo sin mayoría en la Asamblea Nacional. Ahora, un día después de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declarara en desacato a ese Parlamento por juramentar a tres diputados opositores, Almagro ha escrito una carta al presidente venezolano en la que le alerta de que sus maniobras empiezan a parecer un “atentado” contra la democracia en el país y acusa al Supremo de “extralimitarse en sus funciones”.

“Todo aquello que signifique impedir a un solo diputado asumir su banca es un golpe directo a la voluntad del pueblo”, sostiene Almagro en una misiva de siete folios enviada este martes a Caracas y publicada por el jefe de la OEA en su cuenta de Twitter.

“La acción de alterar la representación política luego de un pronunciamiento tan claro del cuerpo electoral se constituye en un atentado cuando las garantías de justicia parecen esfumarse”, continúa el excanciller uruguayo.

Al respecto, Almagro recuerda que “cuando se eligen integrantes de la judicatura que arrastran en sus espaldas militancia política, se vulnera la esencia del funcionamiento de separación de poderes”. El Gobierno aprovechó sus últimos días de mayoría parlamentaria para designar a 13 jueces fieles al chavismo para ese Supremo que ahora ha actuado contra el Parlamento dominado por la oposición.

Para Almagro, al declarar en desacato a la Asamblea Nacional y por tanto nulas sus acciones hasta que no revoque la juramentación de los tres legisladores opositores, el Supremo está “extralimitándose en sus funciones”.

“Se está violando el principio esencial de la igualdad ante la ley y el pacto social que, anclado en el orden jurídico, le da sustento a la convivencia”, insiste Almagro, que recuerda además que otro organismo oficial, el Consejo Nacional Electoral (CNE), había dado por buenos los resultados electorales del Estado de Amazonas de donde salen los tres diputados opositores.

Almagro, que intentó en vano que Maduro permitiera que el organismo hemisférico realizara una observación de los comicios legislativos del 6 de diciembre, considera que todo el proceso electoral y lo sucedido desde entonces apuntan a una “erosión de la democracia” en Venezuela.

“Durante este proceso electoral e inicio de este periodo legislativo, hemos visto la utilización del poder público para silenciar y acosar a la oposición, la violación de los frenos y contrapesos propios de la separación e independencia de los poderes, el nombramiento oportunista de miembros del poder judicial, la injerencia en distintos poderes del Estado”, resume Almagro el panorama.

Y las perspectivas no son halagüeñas: “El enfrentamiento entre poderes del Estado, los cuestionamientos sobre la legalidad y legitimidad del ejercicio de sus funciones pone a Venezuela en una situación de mayor polarización y de bloqueo institucional que profundiza la crisis política, institucional y económica que atraviesa el país”, advierte el jefe de la OEA.

Almagro se despide de Maduro “con la seguridad de que cumplirá su palabra y permitirá que se encaminen las acciones para el restablecimiento del equilibrio de poderes”. Venezuela está, afirma, ante la disyuntiva de “acatar” la voluntad popular “al respetarse el resultado de las elecciones” de diciembre “o demostrar que esa no es la voluntad del pueblo de manera fehaciente en un proceso con todas las garantías”.