Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El momento de Estados Unidos a través de los discursos de Obama

Analizamos los términos más utilizados por el presidente en sus intervenciones sobre el estado de la Unión desde 2009

Los discursos del estado de la Unión son un termómetro fiel de las preocupaciones del momento y de las prioridades del presidente de Estados Unidos. Un análisis de los términos más utilizados en los ocho discursos del estado de la Unión de Barack Obama permite vislumbrar la evolución de EE UU y la retórica del presidente desde 2009.

Palabras como estadounidense y Estados Unidos son una constante. También la situación económica, uno de los mejores indicadores de la evolución del lenguaje. Mientras al principio de la presidencia de Obama la lucha contra el desempleo era su prioridad; en la parte final lo es la necesidad de ayudar a la clase media. Es visible el viraje de Obama hacia un mayor optimismo. Pero, al mismo tiempo, la amenaza terrorista revive y se consolida como una inquietud dominante al final de su presidencia.

2009

El primer discurso al Congreso de Barack Obama tuvo lugar un mes después de su toma de posesión, por lo que no es considerado estrictamente un discurso sobre el estado de la Unión. La alocución revela el contexto del momento. La crisis económica era la gran preocupación tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y financiera. A finales de 2008, el Congreso aprobó un multimillonario plan de rescate bancario. La recuperación económica era la gran prioridad del nuevo presidente.

Plan fue la palabra más pronunciada por Obama en una referencia al programa de estímulo y de mejora de la regulación financiera que preparaba el presidente. Al margen de menciones a Estados Unidos y los estadounidenses, economía tuvo una presencia destacada, así como salud, un reflejo de la reforma sanitaria que diseñaba la Casa Blanca.

2010

La economía y la sanidad se consolidaron como asuntos dominantes en el segundo discurso de Obama, en enero de 2010. Entonces, la prioridad del mandatario demócrata era vender las bondades de la reforma sanitaria impulsada por su Administración. Eso explica el uso extendido de la palabra gobierno. Dos meses después, la reforma se convirtió en ley.

La preocupación económica viró hacia los altos índices de desempleo con una presencia destacada de las palabras empresas y empleos. En enero de 2010, la tasa de paro bajó del 10% al 9,7%; pero seguía a niveles históricamente elevados. Actualmente, el desempleo se sitúa en el 5%.

2011

El discurso de 2011 adquirió un tono más político al ser el primero del demócrata Obama desde que el Partido Republicano se hiciera con el control de la Cámara de Representantes. El presidente reclamó la cooperación de la oposición en su agenda legislativa. Destacó la proliferación, respecto a años anteriores, del uso de hacer, país, podemos o Congreso.

La alocución siguió marcada por la fragilidad del mercado laboral. Empleos fue el segundo término más utilizado por Obama. Entonces, la tasa de desempleo era del 9%.

2012

El de 2012 podía ser el último discurso del estado de la Unión de Obama si no era reelegido presidente a finales de ese año. El clima electoral era palpable. La recuperación económica iba a marcar la campaña presidencial. Tras las menciones a EE UU, empleos fue el término más utilizado. Entonces, la tasa de desempleo era del 8,3%.

En su discurso, Obama defendió la necesidad de dotar a todos los estadounidenses de las mismas oportunidades económicas y abogó por invertir en manufactura, educación e investigación. Esas prioridades fueron visibles en el uso frecuente de gente, energía e impuestos.

2013

El discurso de febrero de 2013 llegó un mes después de la investidura del segundo mandato de Obama. Hubo algunas coincidencias en ese discurso con el de investidura, como en las menciones a las obligaciones ciudadanas o el papel del Gobierno en la mejora socioeconómica. Las referencias patrióticas y laborales volvieron a ser dominantes, pero destacó el mayor uso de educación y familias.

Congreso fue otra de las palabras más utilizadas. Ante un Capitolio parcialmente controlado por los republicanos, el presidente demócrata volvió a reclamar consensos bipartidistas.

2014

Ese viraje social se consolidó en el discurso de 2014, que Obama centró en la lucha contra la creciente desigualdad de ingresos. Una de sus peticiones fue el incremento del salario mínimo federal. Personas fue el segundo término más utilizado en la alocución. Ayudar también adquirió mayor relevancia. En cambio, empleos dejó de ser un término dominante, aunque sí lo fue trabajo. Entonces, la tasa de desempleo era del 6,6%.

2015

El discurso de enero de 2015 fue optimista y combativo. Era el primero de Obama después de que los republicanos se hicieran, el noviembre anterior, con el control de ambas cámaras del Congreso. El mandatario demócrata defendió que EE UU puede “pasar página” tras años de incertidumbre y reclamó el apoyo de los legisladores a un ambicioso programa de “economía de clase media”. Lo constatan términos como personas o mejor. Obama también dio un enfoque más global a su discurso, lo que se visualizó en el mayor uso de la palabra mundo.

2016

El octavo y último discurso del estado de la Unión de Obama, pronunciado el martes, fue un paso más allá del anterior. El presidente miró con optimismo al pasado y al futuro, como evidencia el uso recurrente de los términos futuro y pueblo. Una novedad significativa respecto a los siete discursos anteriores es cómo la amenaza terrorista dominó parte de la retórica, con numerosas referencias a seguridad, terroristas o ISIS [un acrónimo en inglés del Estado Islámico]. El miedo de la opinión pública a un atentado está en su cota más alta desde los ataques del 11-S en 2001.

Como hizo en 2009, economía fue una de las palabras más utilizadas por el presidente. Pero ocho años después, su uso fue mucho más positivo: Obama enumeró una retahíla de indicadores sobre la mejora económica de EE UU.

Más información