Selecciona Edición
Iniciar sesión

Seis muertos en un ataque kurdo a un complejo policial en Turquía

El atentado, con coche bomba, ha causado además 39 heridos

Al menos seis personas –un policía y cinco civiles- han muerto y 39 han resultado heridas en un ataque coordinado desde varios puntos contra una comisaría y la adyacente casa-cuartel de la Policía en la localidad de Çinar, situada en la provincia sudoriental de Diyarbakir. Los medios locales atribuyen el atentado al grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), cuyo enfrentamiento con las fuerzas de seguridad turcas se ha intensificado desde la rotura del proceso de paz el año pasado.

Según informó la Delegación provincial del Gobierno, el ataque se inició a las 23.30 de la noche con la detonación de un vehículo bomba cerca de la entrada de la casa-cuartel. La explosión fue de tal calado que destruyó por completo la fachada de uno de los edificios y causó graves daños en el otro, además de provocar el derrumbe de una vecina casa de dos pisos. Después del estallido de la bomba los atacantes abrieron fuego durante 40 minutos con armas de largo alcance –incluidos lanzacohetes- contra el complejo policial, y también contra el cuartel de la Gendarmería, situado a dos kilómetros de distancia, donde se produjo un intercambio de disparos, presumiblemente en una maniobra de distracción destinada a mantener a los gendarmes alejados del primer escenario.

Camiones de bomberos y equipos de la Dirección de Catástrofes y Situaciones de Emergencia fueron despachados al lugar para apagar los incendios desatados tras la explosión y tratar de liberar a los supervivientes bajo los escombros. “Los equipos de rescate sacaron a 3 personas sin vida y a otras 5 heridas de la vivienda derrumbada”, explicó la Delegación del Gobierno en su comunicado. Otros 2 civiles, familiares de policías, murieron en la casa-cuartel. Según varios medios turcos, de los 6 muertos tres son niños, uno de ellos un bebé de cinco meses. En total, ha habido 39 heridos, la inmensa mayoría vecinos que vivían en las cercanías de la casa cuartel.

La situación en la región sudoriental de Turquía, de mayoría kurda, es de gran tensión desde hace meses y continuamente se producen combates entre simpatizantes del PKK y las fuerzas de seguridad en el seno de las ciudades. El Gobierno ha decretado el estado de emergencia en varias ciudades y actualmente amplias zonas de tres localidades (Diyarbakir, Cizre y Silopi) se encuentran bajo toque de queda y sitiadas por las Fuerzas Especiales de la Policía y el Ejército. Los nacionalistas kurdos denuncian que, en el último mes, cerca de un centenar de civiles han muerto a manos de las fuerzas de seguridad. Los militares, por su parte, afirman haber matado a cientos de “terroristas”.

Más información