Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

“Hay un solo Fidel, un solo Gandhi, un solo Mandela y un solo Evo”

David Choquehuanca, Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, dice que los pueblos se rebelan contra el mercado

ampliar foto

El ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, David Choquehuanca (Huarina, La Paz; 1961) no aprendió a hablar español hasta los siete años. Hasta entonces se comunicaba en aimara, la lengua de la comunidad indígena en que nació a orillas del lago Titicaca. Hoy, este político, uno de los más fieles al presidente Evo Morales —canciller desde su llegada al poder en 2006—, bisbisea cada palabra y mira fijamente a su interlocutor para asegurar que Morales es la mejor opción para el Gobierno de Bolivia.

Pregunta. ¿Las relaciones exteriores en América Latina son hoy mejores o peores que hace 10 años?

Respuesta. Las relaciones exteriores no caminan autónomamente ni son independientes del acontecer diario mundial. El mundo no está bien. Hay caos, desorden. Nadie está contento con lo que tenemos. Estamos indignados todos. En los foros sociales mundiales, los líderes debaten un lema: Otro mundo es posible. Este mundo ya no da más. Nos estamos yendo al abismo. Las relaciones internacionales no andan de manera separada. Si los diplomáticos ignoran lo que piensan y sienten sus pueblos podemos tomar medidas equivocadas. Así está el mundo, en crisis. Este modelo de desarrollo ha generado desequilibrios. Hoy vivimos las consecuencias de este modelo que busca vivir mejor. ¿Y qué tenemos? Crisis, pobreza, migración, exclusión, cambio climático… así está nuestro mundo. Hay que hacer algo, hay que escuchar a nuestros pueblos, generar espacios de diálogo. Cada país no puede encarar solo estos problemas. Los problemas de hoy son globales. Separados los países ya no existimos.

P. ¿Qué soluciones globales ve usted para la crisis en Venezuela?

R. Hay que hacer caso a nuestros pueblos. El pueblo venezolano ha mandado un mensaje a sus autoridades, y si no lo leen correctamente, el pueblo puede volcar. El pueblo da oportunidades a los líderes. Nuestros pueblos son sabios, quieren integración, armonía, unidad, que todas las políticas no estén solo en función de las empresas y de algunas personas. Nuestros pueblos ya no quieren que el mercado siga siendo nuestro patrón. No queremos que ese patrón que se llama mercado decida por nosotros, no queremos la dictadura del dinero.

P. No se ha levantado una voz única sobre Venezuela. ¿Cuál es la postura de Bolivia?

R. Nosotros vamos a dialogar con todas las autoridades de todos los niveles. No somos nadie para excluir a nadie. En la región hemos decidido caminar por nuestros propios caminos, ya no por los caminos del norte. Recuperar nuestra autoestima como región, fortalecernos. Este proceso de perder el miedo ha tenido sus líderes. Hugo Chávez, Lula, Mujica… Ellos tenían tanto apoyo porque hacían lo que sus pueblos querían. UNASUR es para volver a ese camino de la integración. La división nos ha hecho mucho daño en la región. Bolivia quiere trabajar la esperanza y la unidad.

P. Habla de líderes que ya no están…

R. ¡Ellos siempre están, siempre van a estar! El Che siempre está, Fidel va a estar, Gandhi siempre está, en nuestros corazones. Han trascendido. No solo están en Venezuela, la India, Sudáfrica… están en todas partes.

Nuestros pueblos ya no quieren que el mercado sea nuestro patrón

P. ¿Quiénes son los líderes actuales?

R. Gandhi y el Che siguen siendo hoy líderes. Los demás son temporales.

P. ¿El diálogo también es el modo de resolver el conflicto marítimo con Chile?

R. Los chilenos saben que tenemos un tema pendiente. Hay resoluciones de la OEA, que declara que es un tema de interés permanente en el hemisferio. Bolivia reclama una salida soberana al Pacífico y el tema no ha sido resuelto. Cuando llegamos, trazamos una agenda de 13 puntos con la presidenta Bachelet para tratar el enclaustramiento marítimo de Bolivia. Con Piñera también nos comprometimos a propuestas concretas. Chile no ha tenido voluntad política. Hoy estamos en La Haya, pero eso no significa que el diálogo esté cerrado.

P. En Bolivia, ¿qué supondría un no en el referéndum del 21 de febrero sobre el cambio constitucional que permita a Evo Morales presentarse a la reelección?

R. No me gusta especular. En Bolivia, antes de nosotros no había estabilidad. Los cinco años anteriores cada año había un presidente. No había crecimiento económico. Las leyes permitían un saqueo sistemático de nuestros recursos naturales. Las leyes eran para robar. Llegamos nosotros [en 2006], recuperamos los recursos, hay crecimiento... Antes, de cada 100 bolivianos vivían 38 en la extrema pobreza. Hoy son 17. En 2020 serán nueve. En 2025, ninguno. Tenemos un plan. No sé qué hay detrás del no. El sí es estabilidad. No es el presidente Morales sino los movimientos sociales quienes plantean esta reforma de la Constitución. El pueblo decidirá.

Antes del presidente Morales en Bolivia no había estabilidad

P. ¿Por qué no se ha construido un sucesor para Evo?

R. Mire, hay un solo Fidel, hay un solo Mandela, hay un solo Gandhi..., hay un solo Evo. El presidente Morales es el que más oportunidades ha dado a los jóvenes y a las mujeres. Hay muchos liderazgos en Bolivia.

P. Si sale el no, ¿usted se presentaría?

R. No creo que el pueblo boliviano vote por la inestabilidad.

P. ¿Cómo cambiará a la región la apertura de Cuba?

R. Todo el mundo celebra que se pueda levantar el bloqueo. Si el acercamiento con Estados Unidos permite materializar ese sueño de levantarlo, bienvenido.

P. ¿Y la victoria de Mauricio Macri en Argentina?

R. Todos los países cambian sus presidentes, no hay que alarmarse. Nuestra obligación es trabajar con los líderes que eligen los pueblos. Con lo único que no estamos de acuerdo es con las dictaduras.