La opositora Tsai Ing-wen, elegida la primera mujer presidenta de Taiwán

Su inmediato rival, Eric Chu, del Kuomintang, admite la derrota

Por goleada. La candidata del “chinoescéptico” Partido Democrático Progresista (PDP), Tsai Ing-wen, de 59 años, será la primera mujer presidenta de Taiwán tras imponerse en las elecciones de este sábado. Tsai ha obtenido cerca del doble de los votos de su inmediato perseguidor, Eric Chu, del conservador y prochino Kuomintang (KMT).

En una comparecencia ante sus seguidores frente a la sede de su partido en Taipei, Chu reconoció su derrota cuando se llevaba el 75% de los sufragios escrutados. Tsai contaba ya con casi el 60% y 6,5 millones de votos. El candidato del KMT solamente alcanzaba 3,23 millones.

“Hemos perdido. El KMT ha sufrido una derrota electoral. No trabajamos lo suficientemente duro y hemos fallado las expectativas de los que nos votaron”, admitió Chu.

Aunque el recuento de los votos para las elecciones legislativas avanza más lento, las proyecciones apuntan que el PDP, de ideología progresista, alcanzará la mayoría absoluta en el parlamento unicameral, de 113 escaños. Será la primera vez en la historia que lo consiga.

Si en la sede del KMT el ambiente era de desolación, en la del PDP la atmósfera era de completa fiesta. Miles de personas se concentraban en el exterior a la espera de la comparecencia de su candidata, que ha prometido atacar el estancamiento de la economía taiwanesa promoviendo la diversificación.

Tsai ha prometido mantener también el “status quo” - ni unificación ni declaración de independencia- en la relación con China, que desde 1949 considera a la isla una provincia rebelde y que no renuncia al uso de la violencia para lograr la unificación. Durante el mandato del presidente saliente, Ma Ying-jeou, del KMT, Taipei y Pekín han disfrutado de sus mejores relaciones desde que el régimen nacionalista chino buscó refugio en Taiwán tras la derrota a manos de los comunistas.

Aunque ampliamente esperada, la derrota del KMT parece haber sido superior incluso a lo que anticipaban las encuestas, que otorgaban a Tsai una ventaja de 20 puntos porcentuales.

Según Nathan Batto, de la Universidad Nacional Chengchi en Taipei, el principal factor para la caída en popularidad y la derrota electoral del KMT ha sido la “enorme insatisfacción con la gestión del presidente Ma”, sembrada de infortunios durante los últimos 4 años. Al final de su mandato, Ma solo contaba con el apoyo de un 14% de los votantes.

Una vez que asuma el poder, el 20 de mayo, Tsai tendrá que hacer frente a toda una serie de problemas. Además de gestionar la relación con una China que detesta al PDP, tendrá que intentar relanzar la economía, muy dependiente de las exportaciones, y restablecer la confianza del público tras una serie de escándalos alimentarios.