Selecciona Edición
Iniciar sesión

La Agencia de la Energía Renovable tras los objetivos de la cumbre de París

La 6ª Asamblea de IRENA, reunida en Abu Dhabi, busca acelerar la transición energética

Representantes de 150 países y 140 organizaciones internacionales se han dado cita este fin de semana en Abu Dhabi para participar en la 6ª Asamblea de la Agencia Internacional de la Energía Renovable (IRENA), centrada en el papel de las renovables para combatir el cambio climático. Esta primera reunión intergubernamental tras la Conferencia de la ONU sobre el Clima (COP21) celebrada en París el pasado diciembre intenta fijar la agenda global en ese campo y dar pasos concretos para acelerar la transición hacia el uso de esas energías.

“Intentamos concretar los objetivos del Acuerdo de París, e implicar en ellos al sector privado”, explica a EL PAÍS Pablo Saavedra, el secretario de Estado de Medio Ambiente que representa a España en la Asamblea. “En nuestro caso también buscamos la colaboración de IRENA para establecer un mapa de ruta adecuado a las necesidades de nuestro país”, añade en referencia a la oferta de ayuda en la transición energética que la Agencia ha hecho a todos sus miembros. Saavedra está acompañado por Valvanera Ulargui, directora de la Oficina de Cambio Climático.

“El Acuerdo de París fijó una visión a largo plazo para la reducción profunda de las emisiones globales y la necesidad de descarbonizar [sic] el sector energético. La Asamblea de IRENA debe dar los siguientes pasos y establecer un plan de acción a la altura de nuestros objetivos del clima, de forma que nos ponga en el camino hacia un futuro de energía sostenible”, ha declarado el director de la agencia internacional.

La Asamblea va a centrarse en el papel de las renovables en combatir el cambio climático y alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible. El sector energético es responsable de dos tercios de los gases invernadero en el mundo. Incluso si todos los países firmantes del Acuerdo de París reducen sus emisiones como se han comprometido, resultará insuficiente para evitar que la temperatura global suba 2,7ºC para fin de siglo.

Según cifras facilitadas por la organización, aumentar hasta el 36 % el porcentaje de las renovables en la energía total de aquí a 2030 permitiría alcanzar la mitad de la reducción de emisiones necesaria para lograr que la temperatura no suba más de 2ºC, tal como se consensuó en París. La otra mitad se obtendría con una mayor eficiencia energética.

IRENA va a hacer público el informe Beneficios de la energía renovable: datos económicos en el que muestra cómo el despliegue de renovables beneficia a la economía mundial. También ofrecerá su asistencia para ayudar a los países interesados a acelerar su transición a las nuevas energías y que puedan cumplir los objetivos del clima, así como alcanzar la seguridad energética. En ese contexto, la Asamblea va a seleccionar cuatro proyectos de países en desarrollo a los que se les facilitarán 46 millones de dólares (unos 42 millones de euros), en colaboración con el Fondo de Abu Dhabi para el Desarrollo.

“Tenemos un fuerte mandato político mundial gracias al Acuerdo de París. Ahora, debemos unirnos para poner en práctica políticas y programas que atraigan la inversión, creen capacidad y refuercen la cooperación internacional para apoyar la transición energética. Eso es lo que la Asamblea ayudará a conseguir”, ha resumido Amin.

Además, la reunión internacional va a tener continuidad con la Semana de la Sostenibilidad de Abu Dhabi, un foro que va a reunir a 30.000 líderes, expertos y entusiastas del sector de la energía. En ese marco, IRENA hará público un análisis sobre el mercado de las renovables en el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que agrupa a las seis monarquías petroleras de la península Arábiga. La coyuntura de los bajos precios del petróleo puede obligar a estos países, altamente dependientes del crudo, a replantearse sus políticas energéticas a medio plazo. De momento, todos ellos siguen dependiendo en mayor o menor medida de esos ingresos y la transición a las renovables más una voluntad que un hecho.