Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

¿Qué sanciones se levantan a Irán?

Los castigos que ahora se quitan son los impuestos con el respaldo de la ONU

Las sanciones que ahora se levantan a Irán son las impuestas con el respaldo de Naciones Unidas para castigar su empeño nuclear. Ese país está también sometido a otras sanciones de EE UU a raíz de la toma de la embajada norteamericana en Teherán en 1979, poco después de la revolución islámica, que seguirán en pie.

1. Sanciones de la ONU

Incluidas en varias resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad entre 2006 y 2010. Constituyeron el marco legal que permitió a otros países, en especial a la UE, aprobar estrictas limitaciones al comercio y las transacciones financieras con Irán, además de la prohibición absoluta de transferir material militar. Aunque se levantarán de forma automática van a permanecer algunas restricciones como el embargo a la venta de armas (durante cinco años) o el llamamiento a que no desarrolle misiles balísticos capaces de trasportar cargas nucleares (durante ocho años). El hecho de que no se trate de una prohibición expresa está siendo explotado por los críticos del acuerdo. Las restricciones al material nuclear civil también permanecerán en vigor 10 años.

2. Sanciones de la UE

La UE anunció el viernes que ya ha tomado todas las disposiciones necesarias para levantar sus sanciones en el momento que el OIEA diera su luz verde. Estas son sin duda las que más daño han causado a Irán e incluyen las transacciones financieras y bancarias, seguros y reaseguros, el sistema SWIFT (necesario para las operaciones entre bancos), el petróleo, el gas, los productos petroquímicos y la tecnología relacionada, los equipos y tecnología naval, el acceso a los aeropuertos europeos, y el comercio en oro, diamantes y otros materiales preciosos.

3. Sanciones de EEUU

También Washington se compromete a levantar sus sanciones vinculadas con el programa nuclear (no las anteriores). En esencia se trata de cancelar las prohibiciones impuestas a empresas, entidades e individuos no estadounidenses para disuadirles de hacer negocios con Irán. Las más llamativas de estas son las que impedían la compra de petróleo iraní y la inversión en su industria de hidrocarburos. Las restricciones a las compañías estadounidenses seguirán en su mayoría vigentes. Por ejemplo, un banco europeo con intereses en EE UU podrá ahora trabajar con clientes iraníes, pero un banco estadounidense no podrá hacerlo ni directa ni indirectamente. El Gobierno de EE UU se ha comprometido no obstante a facilitar licencias a las empresas de su país para vender repuestos de aviación comercial o importar alfombras, caviar y pistachos iraníes.

Estados Unidos también ha dejado un mecanismo de restablecimiento automático de las sanciones para el caso de que Irán se desdiga de sus compromisos una vez levantadas éstas. Ese sistema estará vigente durante los próximos 10 años y en caso de queja al respecto deberá sometida al Consejo de Seguridad para que se pronuncie en el plazo máximo de 30 días.