Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Tres de los presos estadounidenses liberados por Irán llegan a Europa

De los cinco reos, uno se marchó el sábado y otro se ha quedado en Teherán

Suiza fue el país que acogió buena parte de las negociaciones secretas en los últimos 14 meses entre Estados Unidos e Irán sobre un intercambio de presos. Y a Suiza llegaron este domingo los reos estadounidenses liberados el sábado por Irán. Tres de los cuatro presos incluidos en el canje abandonaron la mañana del domingo Teherán a bordo de un avión suizo. El cuarto reo decidió quedarse en Irán. Otro quinto ciudadano estadounidense salió el sábado del país tras ser excarcelado, pero su liberación no forma parte del intercambio.

Tras llegar a Ginebra, los estadounidenses liberados se desplazaron a una base militar norteamericana en Alemania, según informa la agencia Reuters.

A cambio, Washington dejó en libertad a siete iraníes encarcelados en EE UU por vulneración de las sanciones contra Irán, según confirmó el Gobierno de Barack Obama, que declinó explicar los detalles de la excarcelación ni la identidad de los reos. En una comparecencia en la Casa Blanca, el presidente subrayó este domingo que ninguno de los iraníes indultados había cometido actos violentos. “Es un gesto puntual dada la oportunidad única ofrecida en este momento”, dijo Obama, que enfatizó que los estadounidenses habían sido arrestados “injustamente” por Teherán.

Uno de ellos, según la agencia iraní Fars, es Nima Golestaneh, de 30 años, que en diciembre se declaró culpable de perpetrar en octubre de 2012 un ataque cibernético contra una empresa de defensa estadounidense. Turquía lo extraditó el pasado febrero a EE UU.

A bordo del avión con destino a Ginebra, estaba el periodista Jason Rezaian, de 39 años, corresponsal del diario The Washington Post en Teherán y que llevaba 18 meses preso acusado de espionaje. También viajaron el pastor cristiano Saeed Abedini, de 35 años y que estaba encarcelado desde julio de 2012 por organizar servicios religiosos en domicilios, y el exmilitar Amir Hekmati, de 32 años y que llevaba cuatro años preso acusado de espionaje.

El cuarto liberado que no se subió al avión es Nosratollah Khosravi-Roodsari, cuya detención se desconocía. El quinto norteamericano liberado, fuera del canje, es Matthew Trevithick, un joven estudiante arrestado en Teherán hace unos meses.

Un alto cargo del Gobierno Obama explicó, en una rueda de prensa telefónica, que la salida de los excarcelados de Irán se demoró por la insistencia de EE UU de que la madre y esposa del periodista pudieran estar a bordo del avión. En el aparato, viajaron médicos y un representante del Ministerio de Exteriores suizo.

El demócrata Obama reveló que EE UU abordó regularmente con Irán la situación de los presos en los márgenes de las negociaciones sobre el programa nuclear iraní. Tras sellar el acuerdo en julio, las conversaciones se aceleraron y llegaron a buen puerto el sábado, el mismo día en que se levantaron las sanciones contra Irán al implementarse el pacto nuclear.

La oposición republicana ha aplaudido la excarcelación pero ha criticado el canje al esgrimir que alienta la detención de norteamericanos. Preguntado por esas opiniones, el alto cargo destacó que Irán aspiraba a que se liberaran presos más significativos, y defendió el canje como una solución humanitaria y la única “oportunidad” para lograr la excarcelación de los estadounidenses.

Más información