Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Libia logra formar el Gobierno de unidad que le encargó la ONU

Los 32 miembros del Ejecutivo han sido nombrados en Túnez y no hay fecha para que se trasladen a su propio país

El primer ministro libio propuesto por la ONU el 17 de diciembre, Mohamed Fayez al Serraj, ha logrado formar este martes formar su Gobierno de transición con 32 ministros. Lo ha hecho en Túnez, 48 horas después del plazo fijado por la ONU y en medio de fuertes disidencias internas. Pero lo ha conseguido. Ahora queda lo más difícil: llevar ese Gobierno a Libia para iniciar la transición del país hacia la paz y la democracia.

Fayez al Serraj cuenta con algo casi inaudito en el panorama actual de las relaciones internacionales: el respaldo sin fisura del Consejo de Seguridad de la ONU, de los países vecinos de Libia y de la Unión Europea, que tiene previsto otorgar un crédito de 100 millones de euros en cuanto el Gobierno inicie su andadura. Pero nada de eso ha servido hasta ahora para unir a las dos partes enfrentadas en Libia: el Gobierno asentado en Trípoli (no reconocido por la comunidad internacional) y el que tiene su sede en la ciudad de Tobruk, próxima a Egipto y que a partir de ahora ya no gozará del respaldo de la ONU ni de la Unión Europea.

El enviado especial de las Naciones Unidas para Libia, el alemán Martin Kobler, no ha logrado hasta el momento que los órganos parlamentarios de Trípoli y de Tobruk reconozcan la legitimidad del Gobierno de unidad. El objetivo de la ONU era que el Gobierno pudiese ejercer sus funciones en Libia a partir de finales de este mes. Pero hoy en día, eso parece improbable. Hasta el mismo enviado de la ONU, Martin Kobler, fue forzado a abonar Trípoli cuando intentaba pronunciar una conferencia de prensa en el aeropuerto de la ciudad el pasado diciembre.

Más información