ANGELA VILLÓN | CANDIDATA AL CONGRESO POR EL FRENTE AMPLIO PERUANO

“Me sentí valorada como prostituta”

La líder de las trabajadoras sexuales en Perú decidió presentarse al Congreso para trabajar en la mejora de las condiciones de la mujer

Su casa es amplia, en las paredes abundan las pinturas de caballos y las artesanías, y espera techarla este año. Tiene cuatro hijos, hace tres años que vive con su pareja y es un ama de casa que combate el estrés probando nuevas coreografías de salsa.

La trabajadora sexual y activista Angela Villón, de 51 años, ha decidido presentarse como candidata al Congreso porque se cansó de que los parlamentarios no la recibieran cuando proponía normas acerca de la violencia contra la mujer, la trata, la salud mental, y las condiciones en las que laboran sus colegas. Villón vive en San Juan de Lurigancho, el distrito con mayor población electoral en Perú (más de 667.000 personas en 2014), y se define como una buena madre, buena vecina, “una mujer de izquierda, pero de la moderna, no la arcaica: la que busca oportunidades iguales para todos”.

A la candidata por el Frente Amplio, la única formación de izquierda inscrita para las elecciones generales de abril, le preocupa que Perú siga “en esta cultura conservadora”. “Se ha permitido que la cultura católica impere y su influencia obstaculiza nuestro desarrollo, aunque no me voy a pelear con la Iglesia católica”, aclara. Villón cuestiona la contradicción de un Estado laico donde se enseña la religión católica en las escuelas (aunque los padres pueden pedir que a sus hijos los exoneren), y el retroceso en el Congreso en los debates sobre la educación sexual para los adolescentes, la despenalización del aborto en el caso de violación y la unión civil: estos dos últimos proyectos de ley han sido descartados desde 2013.

“Hay políticos que no están de acuerdo con derechos iguales para las personas de diferente orientación sexual, no me voy a pelear con ellos, pero son minusválidos mentales”, afirma. “Mi padre nos crió con la idea de que la mujer no valía nada y pertenecía a su familia, así que cuando yo me casara pertenecería a mi esposo. En casa no tenía amor, sino miedo. Así que me entregué al primero que pasó por mi vida, quedé embarazada y sola, así que me escapé, viví en la calle. Vendía pastel de acelga, he sido varias veces empleada doméstica, pero empecé como prostituta en un sitio ficho [caro] porque mi bebé se enfermó y no podía para pagar las medicinas. Fue un choque porque nunca había visto un cuerpo desnudo de un hombre, ni un hilo dental en una mujer”, relata.

La revelación a sus hijos

Sobre su trabajo por la noche, a sus hijos les decía que cuidaba ancianos o que trabajaba en un bingo. Cuando llegaron a la pubertad les contó, sin embargo, la verdad. Su hija lo suponía porque a veces volvía con olor a licor, y su hijo citó el episodio de Jesús perdonando a María Magdalena, pero la hermana no le dejó terminar, rechazó que tuvieran que disculpar a su madre. “Les dije que nunca faltó la comida y el pago de las clases de bellas artes o idiomas, pero mi hija siempre me recuerda que nadie me puso una pistola en la cabeza para que siguiera como trabajadora sexual, lo he querido. Me sentí valorada y sentí un afán de hacerme feliz a mí”, explica.

Al mencionar el licor, anota que quiere proponer que se prohíba la venta de alcohol en los establecimientos, porque se presta a que a la trabajadora sexual la droguen o esté menos alerta. Villón se preocupa también por la política educativa. “No le damos mucha importancia a la creatividad en la formación de los niños, estamos pésimo en salud mental, se tendría que implementar políticas que integren a las familias porque tenemos una televisión basura que no enseña nada y no todos pueden pagar una educación privada”, señala.