Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las ‘muñequitas’ del clima

Son las presentadoras del tiempo, el programa televisivo más rentable y polémico por sus dosis de machismo de la parrilla mexicana

OSCAR A. SÁNCHEZ

Empolvan cuidadosamente sobre lo empolvado hasta el último poro. No hay sitio para las humanas ojeras de las cinco de la mañana. Ni rastro de mujer normal. Sus caras de porcelana están listas para la grabación. El cuerpo que se sobrepone a los chubascos o anticiclones es más relevante para muchos espectadores que la información del tiempo. Hay quien silencia el televisor para que su voz no perturbe la vista. Son las chicas del clima en México, el producto televisivo más rentable de la parrilla. Ellas nos cuentan su historia.

– Todas las mujeres son hermosas y no necesitan de tanto maquillaje para transmitir eso que son.

– Y entonces, ¿Por qué no salís al natural?

– Porque tenemos una gran responsabilidad. Somos mujeres a quienes otras ven como una aspiración.

Habla Yanet García, que a sus 25 años se ha convertido en todo un fenómeno viral en México y en Estados Unidos por su forma de presentar el tiempo. Su cuerpo atlético desafía temerariamente a la gravedad, incluso los presentadores de la cadena para la que trabaja, Televisa Monterrey, advierten risueños a los espectadores que podría venir de otro planeta, mientras exhiben sus curvas. En pocos meses ha logrado ser la estrella del canal. No le importa que la tachen de mujer objeto, una crítica muy extendida entre los consultados para este reportaje, que consideran que esta forma de entretenimiento es una manera más de extender el machismo en México. "Las críticas malas se ignoran", sentencia ella.

Al final es una televisora comercial. Si el patrocinador tiene al frente a una mujer guapa el impacto de su producto va a ser mayor

Mauro Morales, jefe de meteorología de Televisa Monterrey

"Claro que las chicas la ven como una aspiración. Toda tu vida te dicen eso, no importa lo que estudies, tu formación. Al final la máxima valoración de una mujer es ser bonita. Es casi imposible salir de ese esquema", apunta resignada Ana Francis, miembro de un colectivo de feministas y activistas llamado Las Reinas Chulas. Y advierte sobre el papel de la mujer en México: "Cuando crees que has conseguido el mejor puesto en tu profesión siempre hay un momento en que te hacen ver que ya no eres la dueña del mundo. Te recuerdan que como máximo eres la capataz de la fábrica. Los dueños son ellos".

Detrás de las chicas del clima siempre hay un hombre. "Yo estoy bien agradecida con Dios, por tantas bendiciones y en especial con Mauro Morales que fue quien me impulsó y me enseña todos los días cómo debo hacer las cosas", cuenta Yanet García sobre su jefe.

Él es quien las entrena, las prepara, suele ser un meteorólogo o alguien especializado en ese tipo de información. A ellos les exigen experiencia, a ellas una dieta sana y que sean "agradables ante la cámara". "Hay que estar conscientes de que es una televisora comercial. Nos debemos a nuestro público y también a nuestros anunciantes. Obviamente, si el patrocinador tiene al frente a una mujer guapa el impacto de su producto va a ser mayor. Y eso significa un gran beneficio para todos", explica Mauro Morales, responsable de meteorología de Televisa Monterrey.

El plató por el que desfilan las presentadoras del clima parece más el photocall de una alfombra roja: todas lucen vestidos con grandes escotes o completamente adheridos a la piel; o bien, minifaldas y tacones de vértigo. "Nos dicen que debemos estar bonitas y delgadas, tampoco esqueléticas. Pero no nos dicen cómo vestirnos", apunta Arlett Fernández, de 35 años, conductora del tiempo en el grupo Multimedios y Milenio Televisión desde hace 11 años. Y añade: "Yo no vengo como otras a modelar, si quiero hacerlo me voy a una pasarela. Estoy en un noticiero serio, a la gente la captas con tu credibilidad".

Pero en algunas secciones del tiempo las chicas giran forzadamente su cuerpo de espaldas a la cámara y hasta se inclinan para mostrar las temperaturas. Unos movimientos ensayados y ejecutados al detalle. "Es importante tener un buen físico. Yo me pongo en la piel de un espectador y si veo a alguien feo, ¡pues le cambio! Hay hombres que me ponen en silencio y no más me están viendo", apunta entre risas Gabriela Lozoya, de 30 años, compañera de Yanet García en Televisa.

El machismo en México forma parte de la identidad nacional, viene desde la Revolución y persiste hasta en las rancheras. La televisión sólo es un reflejo de la realidad de nuestro país

Marta Lamas, feminista

"Lo más difícil de mi trabajo es demostrar cada día que no sólo puedo llegar a ser una cara bonita, también soy una buena profesional", señala firme Zelenny Ibarra, de 36 años, conductora del tiempo en el grupo Multimedios y Milenio Televisión desde hace 10 años.

Todo comenzó en el 2000 cuando entraron otras cadenas de televisión a formar parte de la competencia. Desde entonces, la lucha por unas audiencias cada día más fragmentadas acortó la tela de las faldas y desplazó para siempre a los tradicionales hombres del tiempo. Éstos son únicamente empleados para casos de emergencias meteorológicas graves. En Milenio probaron incluir en la sección a un chico y no funcionó, "a los dueños no les pareció buena idea", confiesa Abimael Salas, jefe de meteorología de Multimedios y Milenio Televisión.

"El machismo en México forma parte de la identidad nacional, viene desde la Revolución y persiste hasta en las rancheras. La televisión sólo es un reflejo de la realidad de nuestro país", cuenta Marta Lamas, una de las figuras más influyentes del movimiento feminista mexicano. Abimael Salas coincide en esa percepción y concluye: "A alguien se le ocurrió un día que era buena idea sacar a una chica para presentar el tiempo y dio inicio a una tendencia que ya nadie puede parar".