Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Hallados restos de seis cuerpos en el Estado mexicano de Veracruz

La fiscalía descarta que los tres cadáveres que encontró ayer tengan que ver con los cinco jóvenes desaparecidos hace nueve días

La Fiscalía de Veracruz, región del Pacífico mexicano, confirmó este miércoles el hallazgo de tres cadáveres en estado de descomposición en un barranco de la localidad de Emiliano Zapata, muy cerca de Xalapa, la capital veracruzana. Por la tarde, la Fiscalía aumentaba la cuenta a seis. Los peritos, explicaba la institución en un comunicado, no vieron los otros tres cuerpos en un primer momento.

Este suceso ha desatado en un primer momento la posibilidad de un vínculo con la desaparición de cinco jóvenes en el municipio de Tierra Blanca el 11 de enero. La Fiscalía ha informado en la tarde del miércoles sin embargo que al menos los primeros tres cadáveres no coinciden con las características de los desaparecidos. Faltan por comprobar los otros tres. Los padres de los jóvenes han criticado la gestión del organismo rector y los pocos avances en el caso.

Al conocerse la noticia, el martes por la noche, medios locales, blogs y páginas de Facebook se llenaron de comentarios vinculándola con el suceso del 11 de enero. Aquel día, cinco jóvenes desaparecieron en el municipio de Tierra Blanca, unos 220 kilómetros al sur de Xalapa y Emiliano Zapata. En un comunicado, la Fiscalía del Estado ha informado de que hará todo lo posible para identificar los cadáveres y confirmar o descartar su relación con los jóvenes de Tierra Blanca .

En la mañana del miércoles, el padre de uno de los desaparecidos, Bernardo Benítez, rechazó cualquier conexión entre ambos casos: “Estuve observando las fotos de los cuerpos que fueron subidas en Facebook por los medios de comunicación y no tienen nada que ver con nuestros hijos”. Benítez y otros familiares han abierto además una página en la popular red social, que pretenden convertir en un altavoz para que las autoridades no olviden su caso. Refiriéndose al tema, el Gobernador de Veracruz, Javier Duarte, defendió que los índices de inseguridad disminuyen: “Pueden hacerse 99 cosas bien y con que una salga mal, ese es el tema”.

Parece que cuando habló, Duarte aún ignoraba la pifia de la Fiscalía. El martes, el ente investigador de Veracruz informaba a los medios locales de que había encontrado un bidón con restos óseos en un camión cerca de Tierra Blanca. Cuando la Fiscalía analizó los fragmentos reculó y anunció que efectivamente eran trozos de hueso, pero de animales. Los familiares de los jóvenes pusieron el grito en el cielo.

El señor Benítez, padre de Bernardo Benítez Arroniz, de 25 años, lamentó los fallos de la Fiscalía y su incapacidad para sacar información a las personas que las autoridades han detenido estos días, por su supuesta vinculación a la investigación. Benítez se refería a los siete agentes de la policía estatal que las autoridades aprehendieron días después de lo ocurrido. Según el relato que han armado los investigadores hasta la fecha, los jóvenes, originarios del municipio de Playa Vicente, volvían de celebrar un cumpleaños en el Puerto de Veracruz. Pararon en una gasolinera en Tierra Blanca y, al parecer, un convoy de policías los detuvo para entregarlos a una banda de criminales. De momento se desconoce el motivo. Los familiares han insistido en que sus hijos nada tienen que ver con la delincuencia organizada, arraigada en Veracruz.

Llamadas falsas

La Fiscalía sigue con la búsqueda y, a falta de confirmar la identidad de los otros tres cadáveres, espera nuevas llamadas a su centro de comunicaciones. Desde la desaparición de los muchachos, según explicó en un comunicado, ha recibido 11 llamadas denunciando la aparición de restos humanos en el Estado. Sólo una resultó en algo concreto, los cuerpos encontrados en Emiliano Zapata.

Entre tanto, los familiares de los jóvenes de Tierra Blanca lanzan preguntas al aire en los medios de comunicación: ¿Por qué se los llevaron? ¿A quién se los entregó la policía? ¿Cómo un viaje del Puerto de Veracruz a su casa acabó en su desaparición?