Selecciona Edición
Iniciar sesión

Alemania también confisca dinero a los refugiados

Los Estados de Baviera y Baden-Württemberg tratan con esta medida de cubrir gastos sociales

Dinamarca tuvo que hacer frente a fuertes críticas hace unas semanas cuando anunció sus planes de registrar a los refugiados en busca de dinero que confiscar para cubrir costes sociales. Las críticas arreciaron cuando se divulgó que Suiza hace algo parecido desde hace años. El diario Bild desveló el jueves que esta práctica ya se practica en al menos dos Estados del sur de Alemania: Baviera y Baden-Württemberg.

“Cuando los solicitantes de asilo llegan por primera vez a un centro, se les registra en busca de documentos, bienes de valor o dinero. Cuando el efectivo o los objetos superan los 750 euros, pueden ser confiscados”, confirmó al tabloide el ministro bávaro del Interior, el socialcristiano Joachim Herrmann. El ministro, que no especificó si es una práctica habitual ni cuántos fondos han recaudado así, añadió que la confiscación tiene lugar cuando se prevé que los refugiados vayan a tener una deuda con el Estado.

Baviera, el Estado alemán que más sufre la presión migratoria por hacer de puerta de entrada para la mayor parte de refugiados, no es un caso único. Baden-Württemberg, gobernado por una coalición de ecologistas y socialdemócratas, también ejerce prácticas confiscatorias. En este Estado, con Baviera uno de los más ricos del país, la policía puede quedarse con sumas que superen los 350 euros. La cantidad media requisada el pasado diciembre superó los 1.000 euros. El Gobierno de este Estado explicó que se ha decomisado dinero, pero que no practica registros sistemáticos.

Las normas de Baviera y Baden-Württemberg se apoyan en una ley nacional que establece que los solicitantes de asilo deben consumir en primer lugar sus propios bienes antes de los que le pueda proporcionar el Estado. “Un solicitante de asilo no puede recibir un trato mejor que los beneficiarios del Hartz-IV [la ayuda social que reciben los parados de larga duración]”, señaló también al Bild la responsable de Integración del Gobierno alemán, la política socialdemócrata de origen turco Aydan Özoguz.

“Afrenta a la dignidad”

Frente a los 350 euros de Baden-Württemberg y los 750 de Baviera, los límites en Suiza son más generosos. Allí, la barrera a partir de la que se puede confiscar es de 1.000 francos (unos 914 euros). La medida que prepara Dinamarca permitiría a la policía de fronteras registrar el equipaje de los refugiados y confiscar bienes por valor de más de 1.000 coronas (134 euros) o efectivo que supere las 10.000 coronas (1.340 euros). Estos fondos cubrirían los gastos de los recién llegados. Políticos del partido gobernante criticaron la medida por considerar que la ley ya permite obligar a los refugiados a mantenerse a sí mismos, pero que ahora se da un paso más allá al posibilitar a la policía el registro a los recién llegados.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, criticó la medida danesa por considerarla “una afrenta a su dignidad y una interferencia arbitraria en su derecho a la privacidad”. El Partido Die Linke (La Izquierda) también se ha pronunciado en contra de requisar bienes a los refugiados en Alemania.

Más información