Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Valls ve improbable un pacto en febrero para frenar la salida de Reino Unido de la UE

"Hay que hacer lo posible por que el país siga en la Unión", dice el primer ministro británico

Por si no fuera suficiente la lista de retos que debe afrontar la Unión Europea si, a juicio de algunos de sus máximos responsables, quiere sobrevivir, Europa se enfrenta al riesgo de ruptura que supondría la salida de Reino Unido de la UE, si triunfa el referéndum que convocará este año sobre la cuestión el primer ministro británico, David Cameron. Tanto el primer ministro francés, Manuel Valls, como el responsable holandés, Mark Rutte, confiaron en que sea posible alcanzar un acuerdo con Cameron pero arrojaron dudas de que ese pacto sea posible en la cumbre europea que se celebrará en febrero.

“Tenemos que hacer todo lo posible por que Reino Unido y sus ciudadanos sigan formando parte de la Unión Europea”, recalcó Valls primero en un desayuno con un grupo de periodistas y después ante el auditorio principal del Centro de Congresos de Davos. “Pero no bajo cualquier condición, eso no tendría sentido”, remató. “Dije que sería un error dejar salir a Grecia del euro y digo que sería una tragedia que Reino Unido saliera de la Unión Europea”, sentenció. “Necesitamos a Reino Unido dentro de la UE, no estamos sobrados de muchos de los valores que ellos representan”, aseguró Rutte. “Pero para ellos tampoco será igual, ni fácil”, advirtió.

Referéndum

Ambos dirigentes señalaron que las negociaciones avanzaban en la buena dirección pero que aún no habían alcanzado la fase de tomar en consideración propuestas concretas. Valls frenaba así las expectativas del primer ministro de Reino Unido, David Cameron, de cerrar un acuerdo en febrero. “Creo que llevará un poco más de tiempo”, señaló. “No estoy completamente seguro de que sea posible alcanzarlo para febrero aunque podría ser. Soy bastante optimista y creo que conseguiremos un resultado positivo en febrero”, señaló por su parte Rutte durante el panel sobre el futuro de Europa.

Según el calendario previsto inicialmente por Cameron, un acuerdo con la UE en febrero le permitiría convocar el referéndum para junio. Eso significaría que los Gobiernos deberían recibir un texto con el acuerdo propuesto a principios del próximo mes. “Si no es un buen acuerdo, no tengo prisa”, dijo Cameron en una intervención posterior en el Foro Económico Mundial. “Es mucho mejor conseguir que sea un buen acuerdo que cerrarlo con rapidez”.

Más información