Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Muere a tiros una palestina de 13 años al atacar a un guarda israelí

Una tercera parte de las agresiones de la ola de violencia han sido causadas por adolescentes

Cádaver de la niña abatida por un policía israelí. Policía / Reuters-LIVE!

Una chica de 13 años fue abatida a tiros en la mañana de este sábado por un guarda de seguridad israelí al que, según informó una portavoz policial, había intentado atacar con un cuchillo a la entrada del asentamiento judío de Anatot, en el centro de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967. Adolescentes airados, menores de edad aparentemente desesperados, están protagonizando en la última semana los últimos episodios de ataques con puñales de una ola de violencia que pronto cumplirá cuatro meses, en el más grave estallido palestino desde el fin de la II Intifada hace una década.

Desde el pasado 1 de octubre han muerto más de 150 palestinos —unas dos terceras partes considerados atacantes y tiroteados por las fuerzas de seguridad—, así como 24 israelíes, en su mayoría apuñalados. Un tercio de los agresores eran menores de 20 años, según estadísticas citadas por el portal informativo israelí Ynet. Precisamente en la última semana un muchacho palestino de 15 años ha matado a cuchilladas a una mujer israelí madre de seis hijos en el interior de un asentamiento judío, y otro joven palestino de 17 años hirió con arma blanca a una mujer israelí embarazada dentro de otra colonia. Unos 600.000 colonos conviven con más de 2,5 millones de palestinos en Cisjordania y Jerusalén Este, la zona de la Ciudad Santa anexionada por Israel.

Según la versión policial, la adolescente que murió ayer en el intento de asalto a un guarda de seguridad civil provisto de armas de fuego —identificada como Ruqaya Abu Eid por la agencia de noticias palestina Maan—, había discutido con su familia a primera hora de la mañana y abandonó su casa, en la cercana población palestina de Anata, con un cuchillo diciendo que estaba dispuesta a morir. Su padre, que la estuvo buscando hasta que halló su cadáver tendido en el suelo en el acceso al asentamiento judío de Anatot, fue detenido y conducido a la comisaría de Maale Adumin, el principal bloque de colonias al este de Jerusalén.

El psicólogo Safiq Masalha —en cuya clínica de Jerusalén Este ha estudiado los motivos que llevan a los jóvenes palestinos a enfrentarse con las fuerzas de seguridad israelíes desde la época de la II Intifada— consideraba en una reciente conferencia que muchos adolescentes palestinos han perdido la esperanza: “No ven razones para vivir y, aunque saben bien que pueden morir tiroteados, no vacilan en cometer ataques contra israelíes”.