Las protestas se extienden en India tras el suicidio de un joven ‘intocable’

Rohith Vemula se quitó la vida tras perder la beca por una disputa con grupos de otra casta

Rohith Vemula , de 26 años, era un estudiante de doctorado en la Universidad Central de Hyderabad, en el sur de India. El domingo 17 de enero, su cuerpo fue encontrado colgado en una residencia del campus. Se cree que se suicidó porque las rivalidades políticas con otro grupo de estudiantes habían desencadenado su expulsión del dormitorio y la suspensión de su beca. Rohith era dalit, de las castas excluidas, antes conocidas como intocables. Junto con otros cuatro estudiantes también dalits y miembros de la Asociación de Estudiantes de Ambedkar había sido acusado en agosto de atacar a un líder del rival ABVP, el ala estudiantil del BJP, partido nacionalista hinduista, actualmente en el Gobierno. Aunque esta acusación estaba siendo investigada, desde julio las becas de 25.000 rupias (350 euros) están en suspenso. En septiembre fueron expulsados de sus habitaciones en la Universidad y en diciembre se ratificó la orden.

El suicidio del joven dalit desató protestas masivas en varias partes del país, además de Hyderabad, en Delhi, Bombay, Pune y Chennai. En el Parlamento, el opositor partido del Congreso asegura que ministros del BJP interfirieron para que los estudiantes fueran castigados. El BJP niega que hayan presionado a las autoridades universitarias y acusa a sus opositores de politizar el tema.

Cinco días después del suicidio, el viernes pasado, el primer ministro Narendra Modi rompió su silencio. Los medios de comunicación y la familia lo consideraron demasiado tarde. “La madre India ha perdido a un hijo. Puedo sentir el dolor”, dijo. En varias ocasiones citó a Bhimrao Ramji Ambedkar, el símbolo de los dalits, un reformador social que luchó contra la discriminación social de los intocables. “Empápate de educación, organiza y acepta la lucha”, parafraseó.

En su informe, un equipo de investigación recalca la necesidad de mayor inclusión de los estudiantes con desventajas sociales, educacionales y económicas. También dice que las autoridades de la Universidad pudieron haber mostrado más sensibilidad.

Los 180 millones de dalits que hay en el país sufren discriminación, pobreza y menos oportunidades, según apuntan los especialistas. Sukhadeo Thorat, uno de los más reconocidos dalits y director del reconocido Consejo Indio para la Investigación de las Ciencias Sociales asegura en una entrevista para Scroll, que el suicidio de Vemula es el resultado del ambiente social que persiste en el sistema universitario, donde las castas inferiores son discriminadas y excluidas.

Asegura Thorat que, como hay un sistema de cuotas para las castas bajas, son vistos como inferiores. Los dalits “desarrollan complejo de inferioridad y se vuelven introvertidos. Si esto lleva a un peor rendimiento académico y la administración no les apoya, se puede convertir en una situación que algunos alumnos podrían no soportar y suicidarse”. Thorat explica que, como Rohith Vemula, la gran mayoría de los estudiantes que se quitan la vida son pobres. Al tener acceso a la educación, se convierten en la gran esperanza de su familia y que fracasar es un gran desastre para ellos, señala. Otros ocho universitarios dalits se han quitado la vida en la última década, según el presidente de la Unión de estudiantes, Zuhail KP, citado por el diario Times of India.

En diciembre pasado, Rohit había escrito una carta sarcástica al rector, en la que pedía que les facilitaran la eutanasia a los estudiantes dalits por las desventajas que sufren. No había recibido respuesta. “Desde entonces tenía miedo de preguntar por el dinero de su beca. Se había vuelto silencioso e introvertido. Decía que estaba cayendo en una depresión porque estaba siendo vencido por el sistema a cada paso. Se culpaba a sí mismo, a su casta y a sus circunstancias”, aseguro una amiga cercana al periódico The Indian Express.

Aunque la Universidad Central de Hyderabad ha revocado la expulsión de los otros cuatro estudiantes y ha asegurado que la beca no había llegado desde julio por problemas de papeleo, las protestas siguen. Un grupo de estudiantes se mantienen en huelga de hambre indefinida. Piden el cese de los ministros que supuestamente intervinieron para castigar a los alumnos por motivos políticos, así como del rector de la Universidad, que ha tomado una licencia indefinida. En solidaridad con los estudiantes, 15 trabajadores de castas bajas del campus han dejado sus puestos. En Bombay, este domingo, una decena de personas resultaron heridas cuando una manifestación de estudiantes dalits fue atacada por supuestos fundamentalistas.

La familia de Vemula ha rechazado la compensación por lo equivalente a 11.200 euros que la Universidad les ofrecía. “Queremos saber por qué murió. ¿Lo mataron o se murió? ¿Por qué lo suspendieron? Los responsables deben ser arrestados y castigados. Eso es lo único que queremos”, aseguró su hermana a los medios. El suicidio de Vemula ha indignado a parte de la sociedad India al recordarle la discriminación del sistema de castas.