Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Congreso de Veracruz aprueba una reforma antiabortista del Gobernador

Los diputados locales avalaron en una primera etapa un proyecto presentado por Javier Duarte a solicitud de un grupo cristiano

El congreso del Estado de Veracruz, al este de México, aprobó esta semana una reforma constitucional que busca garantizar el derecho a la vida “desde el momento de la concepción hasta la muerte natural”, lo que técnicamente imposibilita la interrupción legal del embarazo en la entidad.

El proyecto fue presentado por el gobernador Javier Duarte el 18 de enero a petición del grupo ciudadano ‘Sí Vida’, bajo el argumento de que entre los derechos del hombre “el más fundamental es el derecho a la vida”, misma que, según la iniciativa, comienza desde el momento de la fecundación.

La iniciativa de Duarte toma las conclusiones de tres científicos de la Universidad Nacional (UNAM) como argumento, dándoles una interpretación propia. Durante la discusión sobre el aborto que tuvo lugar en el Supremo mexicano en 2007- 2008 para despenalizarlo en la capital del país, los doctores Ricardo Tapia, Fabio Salamanca y Cristina Márquez expusieron que “se puede asegurar que el embrión constituido por la unión de un óvulo y un espermatozoide es un ser único distinto a la madre”, de lo cual el gobernador deduce que si el embrión es distinto a la madre, “podemos concluir que el embrión humano es un ser vivo de la especie humana a partir de la unión del óvulo y el espermatozoide”.

Esta deducción coincide con los argumentos de ‘Sí Vida’ para pedir que se reforme la constitución, pues según el grupo “no existe duda científica alguna de que la vida comienza en el momento de la concepción”.

El proyecto aprobado (en 20 minutos, según la prensa local) incluso equipara la necesidad de garantizar el derecho a la vida desde su concepción con la prohibición de la pena de muerte: “es imperativo que la Constitución de Veracruz se actualice con los llamados derechos humanos de primera generación, y regule expresamente dicho derecho fundamental, al igual que lo hace con la prohibición de la pena de muerte”, cita la iniciativa.

Con 39 votos a favor y cinco en contra, los diputados del Estado aprobaron el proyecto en una primera etapa, pues tratándose de una reforma constitucional, debe ser aprobada en dos periodos de sesiones. De prosperar, la reforma generaría una contradicción entre la Carta Magna de Veracruz y el Código Penal: la Constitución garantizaría el derecho a la vida desde su concepción, mientras que el Código no penaliza el aborto voluntario.

En un comunicado posterior a la aprobación de la iniciativa, el Congreso local aseguró –a nombre de un grupo de diputadas- que la reforma no criminaliza a las mujeres porque no modifica el Código Penal, sin embargo, el proyecto indica en los artículos transitorios que “se derogan todas las disposiciones que se opongan al presente decreto”. Esto implicaría la necesidad de modificar el Código Penal en concordancia con la nueva disposición constitucional.

La iniciativa fue calificada por el investigador constitucionalista de la UNAM Diego Valadés como un "desafío al Estado laico":

Aunque las diputadas aseguran que la iniciativa no es antiabortista, ésta cita también entre sus argumentos la Declaración Universal de los Derechos del Niño, de Naciones Unidas: “considerando que el niño, por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidado especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento”.

En contraparte, un grupo de legisladoras de izquierda se pronunció contra la iniciativa de reforma por considerar que transgrede los derechos de las mujeres, al equiparar el aborto con el homicidio doloso, “poniendo en riesgo la libertad física de las mujeres, que voluntaria o involuntariamente interrumpen su embarazo”.

Defender “la vida y la familia”

La reforma aprobada este jueves es una iniciativa impulsada por la comunidad cristiana CitizenGo, a la cual se adscribió el grupo ‘Sí Vida’ y cuyo objetivo es “defender y promover de una forma útil y efectiva la vida, la familia y la libertad a través de acciones online”. El proyecto llegó a manos del gobernador Duarte hace un año y él lo presentó al Congreso el 18 de enero pasado “con plena convicción de que la vida es el valor primordial que sustenta el ejercicio de los demás derechos humanos”.

La comunidad CitizenGo tiene su sede en Madrid y presencia en 15 ciudades de tres continentes. En su ideario definen al matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer (solamente) y señalan que la familia nace “del compromiso entre un hombre y una mujer, es la célula básica y natural de la sociedad. Su objetivo, según su sitio web, es ofrecer a los ciudadanos un instrumento de participación para mejorar la sociedad “desde una concepción cristiana de la persona y del orden social”.

Legal y voluntario, sólo en la capital

La Ciudad de México es la única entidad en la que el aborto puede practicarse legalmente por decisión propia; en el resto del país hay causales que lo justifican, como los casos de violación o los riesgos a la vida y la salud, pero ninguna otra entidad lo permite simplemente por decisión de la madre. Si bien en algunos estados las penas se han reducido o modificado (como Veracruz), en todo el país sigue siendo castigado, lo que ha provocado que muchas mujeres se trasladen a la capital para practicarlo.

Desde su despenalización en 2007 hasta 2015, se han realizado 152.501 abortos en la Ciudad, de los cuales 108.300 mujeres eran originarias de la capital y el resto provenientes del Estado de México, Puebla, Hidalgo, Morelos, Jalisco, Querétaro, Michoacán, Veracruz y Guanajuato, por orden de frecuencia.

Fuente: GIRE

La interrupción del embarazo no se castiga con cárcel en Veracruz desde 2009, cuando una reforma al Código Penal estableció que la mujer que “se provoque o consienta que se le practique un aborto” será sancionada con tratamiento en libertad consistente en la aplicación de “medidas educativas y de salud”, pero la reforma al artículo 4 entraría en contradicción con esto al definir que la vida empieza al momento de la concepción. En 2008, el Instituto de Estadística llegó a considerar a Veracruz como la quinta entidad del país con más abortos inseguros, es decir, practicados en condiciones inadecuadas por ser una práctica ilegal o castigada.

Más información