Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Asad recupera una localidad clave en el sur de Siria con ayuda de Rusia

El régimen logra reforzar la conexión entre la zona drusa y Damasco

El Ejército sirio recuperó este martes la estratégica localidad de Sheikh Miskeen, al sur del país y cercana a la frontera con Jordania. Con esta victoria, las tropas regulares logran cortar las rutas de avituallamiento rebeldes así como reforzar el corredor que une al sur con Damasco. En una operación conjunta, la Brigada 15 junto con efectivos de las Fuerzas de Defensa Nacional, apoyados por la aviación rusa lograban retomar la localidad. Según el Observatorio sirio para los Derechos Humanos, con sede el Londres, en la operación también habrían participado efectivos de la milicia libanesa Hezbolá así como oficiales iraníes. La ofensiva, que comenzó el pasado mes de noviembre, habría causado 98 bajas entre los uniformados leales y unas 300 entre los combatientes rebeldes, según fuentes militares citadas por el diario Al-Masdar.

La pérdida de Sheikh Miskeen supone un duro golpe para los insurrectos. Por un lado, el régimen logra reforzar la conexión entre Sueida, capital drusa al sur del país y en manos de las tropas regulares, y Damasco, al norte. Por otro, logra cortocircuitar una importante ruta de avituallamiento rebelde con la vecina Jordania. Las tropas de Bachar el Asad se situarían ahora a tan sólo 12 kilómetros del bastión insurrecto de Nawa.

La entrada de la aviación rusa en el tablero sirio el pasado mes de septiembre ha supuesto un empuje decisivo en las ofensivas del régimen. Se trata de la primera vez que los aviones de guerra rusos atacaban en la provincia de Deraa, epicentro de las revueltas que comenzaron en 2011, hoy mayoritariamente bajo control rebelde. Se trata de la tercera victoria clave que se anota el régimen este mes, tras recuperar las localidades de Salma y Rabie en la costera provincia de Latakia, y feudo alauí del régimen.

El avance de las tropas leales tiene lugar a pocos días de que comiencen las negociaciones de Ginebra, previstas para el próximo viernes. En una lucha contrarreloj, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, intenta cerrar el listado de los opositores sirios que habrán de sentarse con representantes del Gobierno de Bachar el Asad.

Cerrando el quinto año de guerra, más de 260.000 personas han perdido la vida en Siria y 11 millones se han visto forzadas a abandonar sus hogares.