Selecciona Edición
Iniciar sesión

Un Castro para la vicepresidencia de Estados Unidos

Uno de los latinos con mayor proyección suena como ‘número dos’ de Clinton

“¿Tiene alguna relación con Fidel?”, bromea una activista demócrata en Ottumwa, una ciudad de 25.000 habitantes en el sur de Iowa. “No”, sonríe Julián Castro, secretario de Vivienda en la Administración Obama, exalcalde de San Antonio (Texas) y uno de los políticos latinos con mayor proyección en Estados Unidos.

Castro, nieto de mexicanos, está acostumbrado a esta broma. También él tiene un hermano (en su caso, gemelo) político: el congresista Joaquín Castro.

De los gemelos Castro, Julián ha apuntado más alto. Cuando se especula con quién será el primer presidente latino, el Obama latino, su nombre siempre aparece. Pero no se precipita. De momento, figura en todas las quinielas como posible candidato a la vicepresidencia con Hillary Clinton.

En un breve encuentro con EL PAÍS en un local de campaña de Ottumwa, Castro, de 41 años, niega que aspire a la vicepresidencia. Dice que sus motivos para hacer campaña en Iowa son otros. “Estoy aquí para apoyar a Hillary Clinton”, insiste.

En su gira por Iowa le siguen periodistas de Texas, su Estado. “Creo que se da cuenta de que carece de un perfil nacional. Y hacer campaña para Hillary Clinton en Iowa, New Hampshire, Nevada, como estos tres días, le ayuda a elevar este perfil”, dice Steve Spriester, de la cadena de San Antonio KSAC.

ver fotogalería
Julián Castro, en una pausa de la campaña.

La movilización del voto latino fue clave en las victorias de Obama en 2008 y 2012 y puede serlo ahora para Clinton. Pero en Iowa el 5,6% de la población es de origen latino, un porcentaje inferior al conjunto de EE UU, donde es del 17,4%.

La paradoja, para los demócratas, es que su partido cuenta con el apoyo mayoritario de los latinos, pero el Partido Republicano tiene a más latinos en posiciones destacadas. “El problema no son las personalidades: tienen personalidades. El problema son sus políticas”, dice Castro. Y cita la reforma sanitaria y la reforma migratoria, a la que los republicanos se oponen.

Dos políticos de origen cubano, los senadores Marco Rubio y Ted Cruz, se disputan la nominación republicana. Un cubanoamericano contra un Castro: si Julián se presenta con Clinton, la hipótesis es verosímil.

Más información