Selecciona Edición
Iniciar sesión

España registra su peor dato de percepción de corrupción

Grecia, Senegal y el Reino Unido son los que más han mejorado, según Transparencia Internacional

España ha registrado en 2015 el peor dato de percepción de corrupción de su historia, según el índice anual que este miércoles ha publicado la ONG Transparencia Internacional (TI). Aunque mantiene el aprobado con 58 puntos –en una escala de cero a 100 en la que 100 refleja la transparencia máxima-, España se sitúa en el puesto 36, de un total de 168, una posición menos que el año pasado, cuando obtuvo 60 puntos, y seis menos que en 2012. Según la organización, es junto con Australia, Libia, Brasil y Turquía, uno de los cinco países que ha experimentado el mayor descenso en el índice de corrupción en los últimos cuatro años.

Estos son las principales conclusiones que refleja el Índice de Percepción de la Corrupción 2015:

La mejor puntuación: Por segundo año consecutivo, Dinamarca, con 91 puntos (en una escala de cero a 100 en la que 100 refleja la transparencia máxima), es el país que ocupa el puesto número uno, seguido de Finlandia (90), Suecia (89), Nueva Zelanda (88) y Holanda y Noruega, ambos con 87 puntos. Los elementos claves que otorgan a estos Estados una alta percepción de transparencia son altos niveles de libertad de prensa, acceso a información sobre los presupuestos públicos, altos niveles de integridad entre los altos cargos públicos y un poder judicial independiente del Gobierno.

La corrupción se concentra en la contratación pública

Los resultados en España “son representativos de lo que es la realidad” en España, analiza Jesús Lizcano, presidente de Transparencia Internacional España.

La organización estima que España no está inscrita en una “corrupción sistémica”, es decir, cuando las malas prácticas y sobornos afectan a todos los estamentos del sistema, desde la policía a médicos e incluso profesores. Sin embargo, según Manuel Villoria, miembro del comité ejecutivo de Transparencia Internacional, en España la corrupción se concentra especialmente en la contratación pública, como ha ocurrido en el caso Acuamed, la presunta trama sobre la adjudicación fraudulenta de contratos públicos inflados para obras hídricas y medioambientales entre 2007 y 2014.

La ONG aclara que los elementos clave para obtener una alta percepción de transparencia son altos niveles de libertad de prensa, acceso a información sobre los presupuestos públicos, altos niveles de integridad entre los altos cargos públicos y un poder judicial independiente del Gobierno. Y aunque España ha adoptado medidas como la aprobación de la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, la organización estima que todavía es necesario un “programa integral de lucha contra la corrupción”. Este miércoles, la institución ha presenado un informe que desvel que tres de cada cuatro Ayuntamientos incumplen de forma generalizada la norma que obliga a publicar los contratos.

No obstante, los autores del índice advierten de que la clasificación trata de registrar la “percepción sobre la corrupción”, no la “corrupción en sí misma”, lo que implica que el mal resultado no está asociado directamente a un aumento de la corrupción. Según Transparencia Internacional, es probable que la corrupción fuera mayor en años de auge económico, como entre 2004 y 2006, solo que en 2015 los datos proceden de un mayor número de fuentes y son más rigurosos. “Si hay menos dinero es difícil que haya más corrupción”, cree Villoria.

La peor puntuación: Los países con la mayor percepción de corrupción son Somalia y Corea del Norte, con ocho puntos cada uno. Completan el grupo de los Estados con el peor índice de transparencia Afganistán (11), Sudán (12), Sudán del Sur (15), Angola (15), Libia (16), Irak (16) y Venezuela, que con 17 puntos, empata con Guinea Bissau y Haití. Los factores que condicionan la mala puntuación son, según Transparencia Internacional, los conflictos, una gobernabilidad deficiente, falta de independencia en los medios de comunicación e instituciones públicas frágiles, como la policía y el poder judicial.

Los países que pierden más puntos: Brasil, con 38 puntos –cinco menos que en 2014-, es el país que más puestos ha descendido, al perder siete posiciones. No obstante, Transparencia Internacional es optimista en la posible mejora del Estado que gobierna Dilma Rousseff: “El inicio de juicio por el escándalo de Petrobras podría ayudar a que Brasil ponga freno a la corrupción”, considera la ONG, que cree que las manifestaciones contra la corrupción en 2015 han sido claves. Los otros cuatro países que más posiciones han caído en un margen de cuatro años son España, Libia, Australia y Turquía. Este último es el que más puestos ha perdido en los últimos cuatro años, del 66 al 54 -12 menos-.

Los países que más mejoran: Aunque Grecia todavía mantiene un suspenso, ha logrado aumentar su puntuación de 43 a 46 puntos, lo que le ha permitido escalar de la posición 69 en 2014 a la 58 en último índice. Los otros dos países que más han mejorado son Senegal, que el año anterior empataba con Grecia y ahora figura en el número 61 de la lista, y Reino Unido, que ha llegado a la décima posición desde la decimocuarta al pasar de 78 a 81 puntos.

Datos curiosos: Qatar, con 72 puntos, ocupa el puesto número 22, uno por encima de Francia, que a su vez empata con Emiratos Árabes Unidos. El primer país africano que aparece en la lista es Botsuana, en la 28ª posición, con los mismos puntos que Portugal (63), y por delante de otros países europeos como Polonia, Lituania, Eslovenia y España.

Más información