Selecciona Edición
Iniciar sesión

El juez del ‘caso Moreira’ no halla pruebas contra el expresidente del PRI

El auto indica que en España no se han detectado actividades que relacionen al expolítico mexicano con blanqueo o redes criminales

El juez español Santiago Pedraz no ha encontrado rastro de delitos de blanqueo ni de operaciones relacionadas con organizaciones criminales en las conversaciones telefónicas que se intervinieron al expresidente del mexicano Partido Revolucionario Institucional (PRI) Humberto Moreira durante su estancia en España.

Según el auto por el que el juez dejó en libertad el pasado viernes a Moreira, al que ha tenido acceso EFE, en septiembre de 2013 la justicia estadounidense, que lo investigaba por blanqueo y malversación, pidió a la justicia española varias diligencias.

Por un lado le reclamó que pinchara el teléfono del expresidente del PRI, quien en ese momento se encontraba cursando un Máster de Comunicación y Educación en la Universidad de Barcelona, y también le pidió documentación sobre impuestos, propiedades, empresas y cuentas bancarias de Moreira desde enero de 2005.

La Audiencia Nacional ordenó la escucha de sus teléfonos hasta que en diciembre de 2013 Moreira volvió a México. Luego los volvió a pinchar en julio de 2014, cuando volvió a España durante un mes. "Mientras se mantuvo la intervención telefónica se obtuvieron diversas conversaciones de las que no se sigue actividad alguna relacionada con el blanqueo de capitales, ni aún de operaciones relacionadas con organización criminal alguna", afirma Pedraz, que mantiene la causa bajo secreto de sumario.

El juez detalla que Moreira era además titular de tres cuentas en España, en las que recibió entre enero y septiembre de 2013 un total de 199.079 euros, 6.660 de ellos de ingresos en efectivo y el resto de transferencias mensuales de dos empresas de su propiedad: Unipolares y Espectaculares del Norte, y Negocios Asesoría y Publicidad.

A raíz de estas transferencias, en marzo de 2014 la Fiscalía Anticorrupción española abrió diligencias contra Moreira al sospechar que ese dinero podía proceder de un delito de blanqueo cometido por organización criminal.

Según destacó la Fiscalía, las autoridades norteamericanas habían facilitado datos de que Moreira había desempeñado el cargo de gobernador del Estado mexicano de Coahuila de 2005 a 2011, cuando "malversó varios millones de dólares que fueron objeto de blanqueo", explica el juez.

"El señor Moreira podrá o no haber cometido la malversación y posterior blanqueo -perteneciendo o no a una organización criminal en México o Estados Unidos-, mas no se acredita siquiera indiciariamente su comisión en España, ni aún en parte", afirma el auto.