Algo huele mal en el México 'cool'

Habitantes de las colonias Roma y Condesa exigieron que el Gobierno local encuentre por fin una solución a la cada vez más frecuente inseguridad en estas zonas

El pasado martes a mediodía, un grupo de vecinos de los barrios de moda de Ciudad de México, las colonias Roma y Condesa, se reunió con representantes de las autoridades locales. Aunque se trataba de una reunión ordinaria —todos los martes se juntan— los civiles exigieron que el Gobierno local, en manos del Partido de la Revolución Democrática (PRD, una formación de izquierda), encuentre por fin una solución a la cada vez más frecuente inseguridad en estas zonas.

La reunión tuvo lugar en una oficina municipal de la zona rosa, área de antros y cantinas de toda especie, refugio de los bares de ambiente en la capital mexicana. Las colonias Roma y Condesa son el epicentro de la modernidad y lo hípster, con calles arboladas, casas antiguas restauradas, taquerías de cartas caras. Y, sin embargo, los vecinos aseguran que la inseguridad “se está saliendo de madre”. Mario Rodríguez, uno de ellos, explica: “Hay balaceras, asaltos, extorsión a locales, invasiones. No se puede así”.

Pese a que no acudió a la reunión, Marlén Figueroa tuvo noticias de su contenido minutos después de que concluyera. Vecina de la colonia Condesa durante 20 años, Marlén se mudó hace apenas unos meses por la inseguridad. Hace dos años, entraron a robar a su casa. Por entonces ya habían asaltado otras cinco viviendas en su área. Aunque los vecinos de Ciudad de México emplean Roma o Condesa para referirse a la zona, son varios barrios los que la integran. El de Marlén se llama Hipódromo. 

La colonia Hipódromo, en el área Condesa, es probablemente la más castigada por la inseguridad. Marlén regenta un spa cerca de su antigua casa. “Los vecinos mantenemos un grupo de Whatsapp y varias cuentas de Twitter para saber qué ocurre. Desde que me marché han asaltado lo menos, lo menos, 30 casas”.

Clase media

Los robos en viviendas son relativamente comunes en la zona, pero la colonia Hipódromo frecuenta además las páginas de sucesos por delitos, en principio, poco comunes en barrios de clase media alta. El pasado 17 de enero, unos desconocidos disparaban a tres personas de madrugada, a las puertas del bar Dussel, un after que funciona en el barrio desde hace años. Los tres sobrevivieron.

Robos y tiroteos en la Condesa

El bar Dussel. El pasado 17 de enero un grupo disparó a tres personas frente al 'after' Dussel. Entre los agredidos estaba el dueño del local.

Calle Amsterdam. Hace un mes, un grupo de 20 personas asaltó el número 25 de la calle Amsterdam para robar.

Calles Benjamin Hill y Altata. Tras un tiroteo con la policía en diciembre, los pistoleros se refugiaron en un edificio en el cruce de las calles Benjamin Hill y Altata, pero el suceso termina sin detenidos.

El local Life. Hace seis meses, desconocidos dispararon al propietario del bar Life.

En la reunión del martes, el representante de la fiscalía local informó de que están tratando de ubicar la motocicleta desde la que los sicarios dispararon. De los tres heridos, añadió, uno no había denunciado. “Está claro que no se trata de un robo”, dijo. El tercero, el que no ha denunciado, es el dueño del Dussel. A dos manzanas de este local, desconocidos tirotearon hace seis meses, de madrugada, al propietario del bar Life. Murió y no hay detenidos.

A otras dos manzanas, la policía mantuvo un tiroteo con desconocidos el pasado diciembre, causando la muerte de uno de ellos. Aunque apenas ha trascendido, las autoridades mandaron a prisión a dos de los policías que participaron en el tiroteo. Frecuente en las reuniones de los martes, Mario dice que los acusan de abuso de autoridad.

“No somos delincuentes”

En esa balacera, los pistoleros se refugiaron en un edificio ocupado en el cruce de las calles Benjamin Hill y Altata. En la fachada cuelga una pancarta que dice: “No somos delincuentes, somos comerciantes”. No se ha notificado su detención.

El Gobierno de Ciudad de México maneja una lista de nueve predios ocupados en el corredor Roma Condesa. En la reunión del martes, las autoridades se comprometieron a resolver la situación. La invasión de estos inmuebles carecería de más importancia que la evidente —la que sufre el dueño— si no fuera porque los vecinos señalan que muchos son nidos de delincuentes que se dedican a asaltar, vender drogas u otras actividades delictivas.

Hace apenas unas semanas, dos decenas de hombres armados invadieron un edificio de viviendas en el número 25 de la elegante calle Amsterdam, en la Condesa. Notas publicadas en medios locales informaron de que una mujer embarazada dirigió la invasión, gritando que las viviendas eran suyas. Los ladrones se llevaron dinero, ordenadores y demás objetos de valor. Mario, Marlén y los demás coinciden en que los delincuentes que viven en los predios ocupados tratan de hacerse con más. Así, dicen, con excusas, despistan a la policía y aumentan su poder.

Más información