Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Estados Unidos pide ayuda a la OTAN en la lucha contra el ISIS

La Alianza estudia ceder varios aviones de vigilancia para operaciones militares

Estados Unidos quiere que la OTAN dé un paso adelante para combatir al Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés). Casi un año y medio después de abanderar la gran coalición contra el extremismo suní, Washington pide por primera vez apoyo a la Alianza, hasta ahora muy reacia a implicarse en el conflicto. “Estamos estudiándolo. Tiene que ser una decisión adoptada por los 28 países aliados”, ha confirmado esta mañana el secretario general de la organización, Jens Stoltenberg, en una conferencia de prensa en Bruselas.

Lo que Estados Unidos –principal aliado y soporte económico de la OTAN- requiere es la cesión de varios AWACS, aviones de vigilancia, que constituyen el principal activo de la Alianza. La idea es aprovechar la gran precisión de estos aparatos, equipados con radares de largo alcance, para perfeccionar las operaciones militares, que la coalición estadounidense quiere intensificar. La Alianza ha utilizado estos aviones en misiones como las de Libia y Afganistán. Dispone de 17, almacenados en Alemania.

Stoltenberg ha señalado que la petición debe ser estudiada por los ministros de Defensa de los aliados, aunque ha eludido aclarar si se hará ya en su próxima reunión, prevista para el 11 de febrero. Pese a haber prestado su sede para la constitución formal de la alianza de 50 países contra el ISIS y favorecer algún tipo de coordinación, la OTAN se ha mostrado hasta ahora muy reacia a participar directamente en la batalla contra el Estado Islámico. La reciente experiencia de Libia, donde la OTAN intervino en 2011 y ahora es un Estado fallido, disuade a sus dirigentes de implicarse de nuevo en la región.

El secretario general argumenta que ya participa, de otro modo, en la lucha contra el terrorismo. Además de la pertenencia de los países aliados a la coalición que lidera Estados Unidos, Stoltenberg invoca los acuerdos de cooperación con Jordania, Irak y Túnez para defender su papel. Y se muestra dispuesto a hacer lo mismo en Libia si en algún momento hay un Gobierno representativo que lo solicite. “No solo hay que estar preparado para desplegar tropas. Es muy importante contribuir a mejorar las capacidades locales [de esos países vecinos de Siria]”, ha alegado.

Más allá de las turbulencias en el sur, el líder de la OTAN ha dado las primeras muestras de distensión con Rusia desde que arrancó el conflicto con Ucrania. La Alianza está buscando fecha para volver a convocar el Consejo OTAN-Rusia, que reúne a los 28 países con Moscú. Ese órgano, paralizado desde abril de 2014, tras la anexión que hizo Moscú de la península ucrania de Crimea, está a punto de fijar una nueva cita, confirmó Stoltenberg. La cita se producirá probablemente a finales de febrero o principios de marzo. En esa relajación respecto al Kremlin tiene mucho que ver el papel clave de mediador que desempeña el presidente ruso, Vladímir Putin, en las negociaciones para acabar con la guerra siria.

Más información