Selecciona Edición
Iniciar sesión

Clinton y Sanders, ¿Tiene un favorito el presidente?

El senador de Vermont se reúne en la Casa Blanca con Obama mientras la exsecretaria de Estado elude a su jefe a la mínima ocasión

Barack Obama ha dicho esto de Hillary Clinton: “Puede gobernar, y puede empezar aquí [en el despacho Oval], desde el primer día, con más experiencia que ninguna otra persona que aspire a este cargo que no haya sido antes vicepresidente”.

Y esto de Bernie Sanders: “Es muy auténtico, apasionado y valiente”.

Ambos comentarios-valoraciones los expresó el presidente de Estados Unidos en una reciente entrevista concedida a Glenn Thrush de Politico. Thrush, basándose en ellos, concluyó que Obama no había dicho nada contrario a Sanders pero que de alguna manera se había decantado por Clinton al ser más complaciente con ella.

A cinco días del caucus de Iowa cualquier apoyo es de un valor supremo. Si este apoyo proviene de la Casa Blanca, el valor se dispara de forma exponencial (aunque quizá para los votantes de base de Sanders ese respaldo supone una pérdida de autenticidad para su candidato, por lo que tiene de identificación con el establishment).

Pero de momento Obama no va a dar su bendición a ningún candidato. Al menos no explícita. No hasta que el proceso de selección basado en caucus y primarias haya concluido y quede un solo hombre o mujer en pie. Por supuesto que el presidente votará como demócrata en las primarias de Illinois (15 de marzo). Pero no hará público su voto y luego se sentará a esperar lo que suceda en la nominación de julio en Filadelfia.

Hasta entonces, silencio (aunque no absoluto, a juzgar por sus comentarios en Politico). Y como Obama no puede-no debe tener preferidos, los candidatos se acercan a él. Ya sea en visita a la oficina que le gustaría ocupar, como fue el caso de Sanders el miércoles por la mañana cuando se reunió con el presidente en el despacho Oval, ya sea con referencias continuas al que hasta 2012 fue su jefe, como hizo Clinton en el último debate demócrata (o cada vez que tiene ocasión).

Este miércoles, Sanders se reunía en privado durante 45 minutos con Obama. No hubo fotos conjuntas ni declaraciones del presidente. Sí se pronunció Sanders, quien a la salida de la Casa Blanca rechazó ante los periodistas la idea de que Obama esté tratando de inclinar la balanza a favor de Clinton, su exsecretaria de Estado.

"Justos e imparciales"

“Creo que él [Obama] y el vicepresidente [Joseph Biden] han tratado de ser justos e imparciales en el proceso de primarias y estoy seguro de que continuará siendo de esa manera”, comentó Sanders., que calificó el encuentro de amable y constructivo.

El promedio de encuestas que realiza diariamente la web RealClearPolitics situaba ayer miércoles a Clinton y Sanders empatados de cara a los caucus de Iowa -mientras que el senador cuenta con una ventaja de 14 puntos en New Hampshire, que celebrará sus primarias el 9 de febrero-.

Con números tan ajustados en Iowa, es difícil no ver un sesgo en las palabras de la entrevista del presidente.

Obama dijo esto de Clinton: “He podido conocer a Hillary muy bien y es una persona buena, inteligente y fuerte que se preocupa profundamente por el país y que ha estado sometida al escrutinio público durante mucho tiempo y en una cultura en la que lo nuevo siempre gusta más”.

Y esto de Sanders: “Su actitud es la de “no tengo nada que perder”. Para rechazar a continuación, casi incómodo con el símil, las comparaciones entre la campaña que desarrolla Sanders y la que él mismo  libró en 2008, cuando se impuso contra todo pronóstico a Clinton, quien también partía entonces como favorita, pero abandonó Iowa en una lastimosa tercera posición.