Selecciona Edición
Iniciar sesión

Bill Clinton acude al rescate de Hillary en Iowa

El expresidente inicia una gira de cuatro días ante el auge de Sanders

Waverly (Iowa)

Bill Clinton domina la escena. Con una mano en el bolsillo y ojeando de vez en cuando unos papeles, el expresidente inició este jueves en el noreste de Iowa una ruta de cuatro días para pedir el voto demócrata para su esposa Hillary en los caucus del próximo lunes.

Bill recordó batallitas personales y la biografía de Hillary para defenderla como la candidata más preparada para gobernar Estados Unidos y fortalecer a la clase media.

El exmandatario demócrata, de 69 años, habló ante unas 400 personas en la Universidad Wartburg, un pequeño centro religioso en Waverly, un municipio de 10.000 habitantes rodeado de interminables campos nevados en la planície de Iowa. “Nunca tendréis una oportunidad de votar a alguien que pueda cambiar tan rápido las cosas para la gente”, dijo, ataviado con un jersey con la bandera estadounidense y dirigiéndose de pie desde un atril que rezaba: Luchando por nosotros.

Fue el primero de los 13 eventos a lo largo del Estado en que participará hasta el domingo. Bill no empezó hasta enero a tener actos individuales en la campaña de Hillary. Ahora, ante el ascenso del senador Bernie Sanders en las encuestas demócratas, acude al rescate: multiplica sus actos, y cuando conviene alza la voz y gesticula con vigor.

El expresidente Clinton improvisa por momentos, divaga rememorando historias del pasado, pero se le ve contenido. Apenas se sale del carril: repasa el historial de su esposa y sus principales promesas electorales. “Tiene la experiencia y el temperamento que la han llevado a ser una persona de cambio toda su vida”, subrayó.

En las palabras de Bill Clinton, no hay menciones directas a Sanders, tampoco críticas agresivas a los aspirantes republicanos a las elecciones de noviembre, ni referencias directas a su etapa como inquilino de la Casa Blanca entre 1993 y 2001.

Es una diferencia clave respecto a la campaña de 2008 cuando Hillary perdió la nominación demócrata contra Barack Obama. Entonces, se percibió como perjudicial la agresividad de Bill contra el senador por Illinois. Por momentos, el expresidente pareció un verso suelto en la campaña de su esposa. Eso no ocurre ahora.

Clinton habló unos 40 minutos en la universidad ante un público de gente joven y mayor. Hubo aplausos frecuentes. Tras el discurso, saludó brevemente a algunos asistentes, firmó autógrafos y se tomó fotografías. Se marchó con prisas, rodeado de una nube de agentes del Servicio Secreto.

Clinton no compitió en Iowa

“No quiero hablar del pasado”, dijo Clinton al inicio de su discurso. Pero no pudo evitarlo por completo. Recordó cómo conoció a Hillary en la Universidad de Yale en los 70. Explicó que esta mañana le saludó en su hotel un hombre que le dijo que la vida de su familia mejoró con él de presidente. Y recordó fugazmente su campaña electoral en 1992.

Clinton no compitió en Iowa en los caucus de 1992 dado que su rival era un popular senador del Estado. Pero New Hampshire, el segundo Estado en votar a los candidatos, propulsó su llegada a la Casa Blanca: quedó segundo en las primarias y fue bautizado como el Comeback Kid (El chico que vuelve).

Bob Peterson, de 73 años, acudió por accidente al mitin. Visitaba Waverly por un acto que se canceló y se enteró de que el expresidente hablaba en la universidad. “Estoy muy impresionado”, dijo tras el acto. Peterson, que vive en una ciudad cercana, explica que votó a Bill Clinton en el pasado pero cree positivo que apenas haga menciones a su presidencia para no eclipsar a Hillary.

A Zach Nomayar, estudiante de 19 años en la universidad, le gustaron las palabras de Clinton, especialmente sobre igualdad económica. Pareció convencido por los elogios al historial de Hillary Clinton de “conseguir cosas”, pero no prevé votarla en los caucus del lunes.

Su preferencia, dice, es el senador republicano Marco Rubio porque se opone al aborto y Clinton no.