Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Gobierno portugués afronta su primera huelga de funcionarios

El sindicato comunista CGTP reclama la inmediata reducción de la jornada a 35 horas semanales

El pacto del Partido Socialista con el Partido Comunista no incluía a su sindicato CGTP. Hoy viernes el Gobierno socialista de António Costa se enfrenta a la primera huelga de funcionarios portugueses. La cuestión son las 35 horas semanales, una reivindicación que el PS ya se ha comprometido a aplicar a partir de julio, pero que el sindicato quiere que se adelante.

Las diferentes políticas adoptadas en favor de la función pública en los dos meses de mandato de Costa no han sido suficientes para detener las reivindicaciones del sindicato CGTP, de la órbita comunista. Así como UGT desconvocó la huelga, CGTP ha seguido adelante. En estos meses, el Gobierno ha anulado los procesos de privatización del metro y autobús de Lisboa y Oporto -del anterior Gobierno conservador- y negocia también la de las líneas aéreas TAP. Además, ha acabado con el recorte de salarios a los funcionarios y con la congelación de promociones.

Aparte de la Administración Pública, La huelga afecta a trabajos auxiliares de escuelas y hospitales. En el turno de noche en centros de salud pública, el seguimiento del paro fue del 77%, según datos sindicales. Durante el día, la huelga en sanidad fue seguida por el 90% del personal, mientras que en Educación, cientos de escuelas permanecieron cerradas, no por falta de profesores -que no apoyaban el paro-, sino por la ausencia de celadores para abrir las instalaciones.

La cuestión principal de la huelga son las 35 horas de horario laboral. Ya se está tramitando en el Parlamento este proyecto de ley, en realidad cuatro textos, uno por cada aliado del Gobierno socialista. Mientras que el PS se compromete a implantar el horario de 35 horas a partir de julio pero sin costes adicionales, el PC quiere que sea antes y además no solo a los funcionarios sino también a los empleados en la función pública con contratos privados. En el caso del Bloco de Esquerda, quiere que se aplique a todos los trabajadores en cuanto sea posible; mientras que Los Verdes piden que las 35 horas se implanten también al trabajador privado.

El empleado público portugués gana más y trabajará menos que uno del sector privado

La representación de los diferentes sindicatos sectoriales, unidos bajo la plataforma Frente en Común, ha lanzado su primer pulso al Gobierno socialista, mientras amaga con más movilizaciones para un aumento de la subvención del almuerzo y de sueldos, congelados desde 2009. El Presupuesto del Estado para 2016 no contempla un aumento del gasto en el personal público.

Según datos del Ministerio de Trabajo, el salario medio de un trabajador público es de 1.621,2 euros, frente a los 1.140,37 euros del trabajador del sector privado. Además de ganar más, a partir de julio el funcionario portugués trabajará menos que los empleados por cuenta: 35 horas frente a las 39,2 horas semanales.

Más información