Un 40% de los alemanes pide la dimisión de Merkel por los refugiados

Los populistas de derechas son los únicos beneficiados por la crisis migratoria

Agresiones masivas a mujeres en Nochevieja protagonizadas por refugiados, peleas en el Gobierno por la política migratoria y un flujo de llegadas que en los últimos días ha descendido, pero que en Alemania se teme que vuelva a crecer con la primavera. La hasta hace unos meses popularísima canciller Angela Merkel afronta un creciente descontento, como ponen de manifiesto todas las encuestas. La última, del instituto Insa para la revista Focus, muestra que un 40% de los consultados cree que Merkel debería dimitir por su política migratoria.

La encuesta de Focus –para la que se entrevistó a 2.047 alemanes entre el 22 y el 25 de enero- no es la más representativa de las que se hacen en Alemania, pero sí sirve para mostrar la progresiva pérdida de popularidad de Merkel. Un 45% de los encuestados no consideran que deba dimitir; y un 15% no supo qué responder.

La encuesta se publica justo después de que el Gobierno de coalición de democristianos y socialdemócratas aprobara primero una norma para expulsar de Alemania a los extranjeros que cometan crímenes, y luego unas nuevas que endurecen la política de asilo y que facilita la expulsión de inmigrantes procedentes de Marruecos, Túnez y Argelia.

Pese a la pérdida de popularidad de Merkel, su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), aún mantiene una alta intención de voto. Según otra encuesta publicada el viernes, un 37% de los alemanes votaría hoy a la CDU, cinco puntos menos que el pasado mes de septiembre.

Los socialdemócratas, socios de Gobierno de Merkel en la gran coalición, se mantienen en un 24%. Los populistas de derechas de Alternativa por Alemania (AfD), con un apoyo que esta encuesta estima en el 11%, es el único partido que se está beneficiando por la crisis de refugiados.

El descontento de muchos alemanes quedará a las claras el próximo 13 de marzo, el día en el que se renuevan los Parlamentos de tres Estados federados alemanes. Pero entonces puede darse un efecto paradójico que beneficie a la CDU: la entrada de AfD puede hacer que en los dos Estados más importantes en juego –Baden-Württemberg y Renania Palatinado- las coaliciones actuales de socialdemócratas y verdes pierdan la mayoría. Esta carambola catapultaría al partido de Merkel al Gobierno de estos dos Estados.

Más información