Selecciona Edición
Iniciar sesión

China construirá y gestionará el megapuerto de Argelia

La obra consolida la presencia de la potencia asiática en el Mediterráneo a través de un país donde ya ejecutan gran parte de las mayores infraestructuras

El avance económico de China sobre África ya ha llegado al Mediterráneo. El 17 de enero el Grupo público nacional de servicios portuarios de Argelia firmó un protocolo de acuerdo con dos empresas chinas (CSCEC y CHEC). Nació así un consorcio mixto para construir el que será el mayor puerto comercial de Argelia. Se llamará El Hamdania y estará situado en la localidad de Cherchell (50.000 habitantes), a 70 kilómetros de Argel.

“Este es un proyecto muy antiguo que responde a una gran necesidad argelina, ya que sus cuatro puertos están saturados”, destaca un funcionario de la Unión Europea. “La capital de Argel no puede desarrollarse plenamente teniendo un puerto en el centro urbano cargado de contenedores. Por eso siempre se habló de hacer una gran obra cerca de la capital. A los países como España les vendrá bien porque podrán ofrecer sus servicios al nuevo puerto. Ahora mismo hay españoles que trabajan en la construcción subcontratados por los chinos. Porque los chinos no suelen hacer las terminaciones de calidad de los edificios”.

Con la construcción del mega puerto argelino el gigante asiático afianzaría su presencia en el Mediterráneo, ya que en 2009 el Estado griego vendió por 500 millones de euros a la empresa Cosco, propiedad del Gobierno chino, la explotación durante 35 años del mayor de los dos muelles existentes en el puerto de El Pireo, cercano a Atenas. Cosco invirtió 1.000 millones de dólares en modernizar las infraestructuras y en menos de cinco años logró multiplicar por siete el volumen de tráfico de contenedores. En 2014 ya pasaron por El Pireo 3,16 millones de contenedores. En el caso del puerto argelino de El Hamdania el objetivo en que dentro de siete años disponga de capacidad para manipular 6,5 millones de contenedores.

El ingeniero naval marroquí Najib Cherfaoui ha indicado en el sitio digital Challenge que para China el nuevo puerto representa un lugar clave “para acceder al océano Atlántico a través del canal de Suez. Es una bendición para los chinos, porque el puerto será una plataforma marítima del Mediterráneo con redistribución a África Occidental y para los mercados de Europa del norte”.

Varios bancos chinos financiarán los 3.000 millones de euros que costará el gran mega puerto. Otra empresa china, Shanghái Ports, se encargará de explotarlo dentro de cuatro años. La obra deberá realizarse en dos fases durante los próximos siete años. En Argelia se venía hablando durante tanto tiempo de la necesidad de crear un nuevo puerto que hay quienes dudan de que finalmente vaya a emprenderse la infraestructura. Pero, las compañías chinas, hasta el momento vienen cumpliendo la mayoría de sus plazos.

Una de las dos empresas encargadas de acometer el proyecto, la China State Construction Corporation (CSCEC), es la misma que comenzó a construir en 2013 la Gran Mezquita de Argel, con la que el presidente, Abdelaziz Buteflika pretende dejar su marca en el país. Será la mayor mezquita de África y la tercera del mundo, tras las de Medina y La Meca. Tiene un presupuesto 1.000 millones de euros, capacidad para 120.000 fieles repartidos en más de 20 hectáreas y contará con un minarete de 270 metros. Todo eso estará listo, si no hay contratiempos, a finales de este año. Solo tres años habrían tardado los chinos en construirla.

China es el primer suministrador de Argelia, por delante de Francia, Italia y España. La relación es tan buena entre los dos países que China ha regalado al país la construcción en Argel de un edificio dedicado a la ópera por valor de 28 millones de euros. Tendrá capacidad para 1400 personas y será inaugurada las próximas semanas. El grupo chino Beijin, el mismo que construyó el gran estadio y la Ópera de Pekín, se ha encargado de construirlo. Trajo los materiales y, por supuesto, la mano de obra.

“En el coste de la mano de obra es donde las empresas occidentales no podemos competir”, indica un analista de la Unión Europea. “¿Cómo les pagan a sus empleados? Pues eso es un misterio. También es un gran misterio saber la contrapartida que saca China de estos regalos. En realidad, no regalan nada. Es evidente que obtienen beneficio al comprar en Argelia materias primas y energía. Pero las condiciones de esos contratos nunca se conocen”.

La llegada de los chinos comenzó en el año 2000 con el emprendimiento de grandes infraestructuras públicas para las que Argelia no contaba con mano de obra apropiada. Ahora hay más de 35.000 chinos en Argelia repartidos en todos los sectores: energía, comercio, automóvil, turismo… El gran puerto El Hamdania puede ser el broche que selle esa alianza.