Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un grupo de sicarios incendia un bar y mata a cuatro personas en Zacatecas

Los clientes fueron encerrados en el establecimiento para que no pudieran salir. Las autoridades de Zacatecas han reportado cuatro muertos y ocho heridos

El terror ha vuelto. Un grupo armado entró la noche del miércoles en un bar de Guadalupe, un municipio de 124.000 habitantes en Zacatecas y comenzó a disparar indiscriminadamente. Las personas que se encontraban en el lugar se tiraron al piso y trataron de esconderse. Los delincuentes comenzaron a rociar el inmueble con gasolina, le prendieron fuego y cerraron las puertas para evitar que los presentes se libraran de las llamas. Las autoridades han informado que cuatro personas murieron y al menos ocho resultaron heridas.

Algunos de los clientes del bar pudieron cubrirse de las balas y alcanzaron a salir cuando comenzó el incendio, pero otras no lo lograron y murieron dentro. Dos de los fallecidos, un hombre de 30 años y otro de 19, eran guardias de seguridad del local. El tercer fallecido laboraba como mesero y fue localizado por los peritos en el fondo del bar. El cuarto muerto tenía 36 años y su cuerpo fue encontrado sobre las bocinas que ambientaban con música el escenario del establecimiento.

El incidente ocurrió a las nueve de la noche en el bar El Botanero. El establecimiento incendiado y baleado se localiza a un costado de la carretera federal 45 que conecta a Zacatecas con el Estado de Aguascalientes. En dicha zona hay varios bares y otros locales que conforman una zona de tolerancia donde se ejerce la prostitución. La fiscal del Estado, Leticia Acosta, informó de que los hechos ya son investigados y que los seis heridos, que presentaban quemaduras, fueron trasladados a los hospitales cercanos.

Las versiones recogidas por la prensa local exponen que las personas fueron encerradas en el bar para que no pudieran salir tras el incendio que provocaron los hombres que arribaron armados con fusiles de alto calibre. El director de Protección Civil de la entidad, Felipe de Jesús Muñoz, contó que al llegar al lugar tuvieron que abrir un boquete en la pared del centro nocturno para poder ingresar. Una vez dentro pudieron auxiliar a quienes habían quedado atrapados por el fuego y sacaron a unas seis mujeres intoxicadas.

En Zacatecas el año pasado hubo un recrudecimiento de la violencia. En 2014 se registraron 114 asesinatos dolosos, mientras que el 2015 cerró con 230, reporta el Sistema Nacional de Seguridad Pública

Hasta el momento se desconocen los motivos de los atacantes para incendiar el bar. El dueño del lugar ha asegurado que no tiene nexos con el crimen organizado y que tampoco vende drogas. El hombre, que no reveló su identidad por seguridad, relató que cuando llegó el grupo armado estaba en la barra del bar con otra trabajadora y se escondió al escuchar las detonaciones. Después de varios minutos fue rescatado por el personal de bomberos y protección civil.

En Zacatecas, Estado del centro del país, el año pasado hubo un recrudecimiento de la violencia. El cartel del Golfo y Los Zetas mantienen un enfrentamiento encarnizado por el control de la zona desde hace años. Esto se ha visto reflejado en un incremento en los homicidios. En 2014 se registraron 114 asesinatos dolosos, mientras que el 2015 cerró con 230, reporta el Sistema Nacional de Seguridad Pública. En octubre pasado las cabezas de cuatro hombres, acompañadas de un narcomensaje, fueron abandonadas en hieleras en Ojocaliente. En esa misma localidad días antes un comando armado asaltó la comandancia de Policía y robó 25 armas. Los agentes que se encontraban resguardando el cuartel se refugiaron en una habitación para no ser agredidos.

Hace apenas dos años se dio un asalto parecido al del bar de Guadalupe. A finales de enero de 2014 un grupo armado ingresó al bar La Cava en Fresnillo, roció gasolina y prendió fuego. En aquel macabro episodio siete personas acabaron con severas quemaduras y cuatro jóvenes fueron raptados por los delincuentes, que huyeron en dos camionetas. Días después, la Fiscalía hizo público que ninguna persona había presentado una denuncia ante la autoridad tras lo sucedido.