Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Al menos 58 muertos y más de 100 heridos en un atentado en Damasco

Las explosiones se han producido en un mercado del principal barrio chií de la capital siria

Soldados del régimen y vecinos en el lugar del atentado en el barrio de Al Saida Zainab. LOUAI BESHARA AFP

Al menos 58 personas han muerto y más de un centenar han resultado heridas en un atentado este domingo en un mercado del barrio damasceno de Al Saida Zainab, el principal núcleo chií de la capital siria, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres, que añade que 25 víctimas mortales eran milicianos afines al régimen de Bachar el Asad.

Según las primeras informaciones, el ataque comenzó con la detonación de un coche bomba junto a un autobús de pasajeros, seguido de dos explosiones provocadas supuestamente por terroristas suicidas, dirigida contra los transeúntes que intentaban ayudar a las víctimas de la primera bomba.

El Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), se ha atribuido la autoría de la matanza en un mensaje lanzado en las redes sociales. El grupo terrorista afirma que dos de sus miembros han detonado explosivos. No menciona el coche bomba del que informan los medios estatales sirios.

El barrio (en el sur de Damasco) tiene una gran importancia simbólica para los chiíes al albergar la mezquita donde se encuentra supuestamente la tumba de Zaynab ben Alí, nieta de Mahoma. La mezquita es lugar de peregrinación de chiíes de Irán y Líbano, entre otros.

El distrito de Al Saida Zainab ha vivido duros enfrentamientos en los primeros años de la guerra siria, que ha costado ya la vida a más de 260.000 personas desde 2011, pero ha permanecido en manos del Ejército sirio y de la milicia-partido libanesa Hezbolá, que ha establecido controles de carretera en torno a la zona.

La protección del santuario de Al Saida Zainab ha atraído a Siria a milicianos chiíes de Irak e Irán para defenderlo y combatir a suníes radicales. Para los chiíes, la importancia simbólica del santuario es casi tan fuerte como la de la batalla por la sucesión del profeta en Kerbala en el siglo VII, y que dejó dividido el islam. Los suníes, ganadores de aquella batalla, secuestraron y vejaron a Zainab, la nieta de Mahoma, que los derrotados chiíes creen enterrada en ese santuario.

En febrero de 2015, la mezquita ya fue objetivo de un ataque suicida que se produjo en un punto de control para el acceso al santuario. Aquel tentado causó cuatro muertos y 13 heridos. Ese mismo mes se registró un segundo ataque, esta vez contra un autobús de peregrinos que se dirigía a la mezquita. El Frente Al Nusra, filial siria de Al Qaeda, reivindicó el atentado, en el que murieron al menos nueve personas.

Más información