Hollande concede un indulto parcial a una maltratada que mató a su marido

La condena a Sauvage de 10 años se reduce en 28 meses para que pueda pedir ya la libertad condicional

El presidente francés, François Hollande, ha anunciado este domingo una medida de gracia para Jacqueline Sauvage por la que se reduce su pena de cárcel y podrá así pedir de inmediato la libertad condicional. La mujer fue condenada tras matar a su marido, quien llevaba 47 años sometiéndola a malos tratos y había abusado sexualmente de sus hijos.

"El presidente de la República en virtud del Artículo 17 de la Constitución y con el asesoramiento del ministro de Justicia, ha decidido conceder a la señora Jacqueline Sauvage una reducción de su pena de prisión de 2 años y 4 meses", ha informado el Elíseo en un comunicado.

Hollande destaca que se trata de una "situación humana excepcional" y expresa su deseo de que Sauvage pueda reunirse con su familia "tan pronto como sea posible".

Esta medida le permitirá presentar de inmediato una solicitud libertad condicional en un caso que se ha convertido ya en un símbolo de la violencia contra las mujeres en Francia y la campaña por su liberación ha recogido 400.000 firmas.

Sauvage disparó tres veces por la espalda a su marido el mismo día que el único varón de sus cuatro hijos se quitó la vida, el 10 de septiembre del 2012. El 28 de octubre del 2014 fue condenada a diez años de prisión por asesinato sin premeditación en un juicio en el que fue desestimada el atenuante de la legítima defensa.

En su entorno todos sabían que Sauvage estaba siendo maltratada: sus vecinos, su médico,... pero nunca denunció el maltrato y en las pocas ocasiones en que decidió huir siempre fue localizada por su marido.

Además, los maltratos no se limitaban a ella, ya que sus hijos tres mujeres y un varón, también fueron víctimas del maltratador, que abusó sexualmente de ellos en repetidas ocasiones. "Nuestra madre sufrió a lo largo de toda su vida, víctima de nuestro padre, hombre violento, tirano, perverso e incestuoso", declaraban las hijas, Sylvie, Carole y Fabienne, el viernes, cuando fueron recibidas por Hollande.