Europol desconoce el paradero de 10.000 niños refugiados

"No todos son sometidos a explotación criminal. Pero no sabemos dónde están", explica la policía europea

Un niño traslada mantas tras su llegada con otros cientos de refugiados al puerto del Pireo. Yorgos Karahalis/AP ATLAS

La Oficina Europea de Policía (Europol) estima, según sus previsiones más conservadoras, que al menos 10.000 niños refugiados han desaparecido nada más llegar a Europa. Algunos de ellos han acabado con familiares sin conocimiento de las autoridades, pero otros se encuentran en manos de organizaciones de tráfico de personas, según los oficiales europeos.

Solo el año pasado llegaron a Europa cerca de 26.000 menores sin acompañamiento, según datos de la organización no gubernamental Save the Children, sobre un total aproximado de 270.000 niños refugiados; un 27% del millón de personas que en 2015 atravesaron las fronteras huyendo de la guerra en Siria y otras zonas de conflicto. En medio del enorme descontrol sobre el flujo migratorio, Europol no ha podido evaluar hasta ahora las terribles consecuencias de este desplazamiento en los niños, revelado por algunos medios británicos.

“No es razonable decir que estamos buscando a 10.000 niños perdidos”, según el jefe de personal de Europol, Brian Donald. “No todos son sometidos a explotación criminal, algunos han podido quedar en manos de familiares. Pero no sabemos dónde están, qué están haciendo o con quién están”.

En mayo, los oficiales en Italia alertaron de que al menos 5.000 niños habían desaparecido de los centros de asilo en el último año. En octubre, las autoridades de Trelleborg (Suecia), dijeron que alrededor de 1.000 niños y jóvenes refugiados sin compañía de un adulto habían llegado a la ciudad el mes previo y que desde entonces habían desaparecido.

Esos niños quedan a merced de una “infraestructura criminal paneuropea”, relativamente nueva y enormemente sofisticada que ha fijado su objetivo en los refugiados. Esta organización criminal habría surgido hace 18 meses y tendría sus epicentros en Alemania y Hungría.

“Hay cárceles de Alemania y Hungría cuya población está casi exclusivamente compuesta por individuos relacionados con el tráfico de personas derivado de la última crisis migratoria”, confirmó Donald. Europol, además, ha descubierto una perturbadora asociación entre las bandas criminales que secuestran a los niños refugiados con organizaciones de explotación sexual y esclavismo que la policía investiga desde hace años.