Selecciona Edición
Iniciar sesión

Un cadete mexicano denuncia acoso sexual en una escuela militar

La Comisión Nacional de Derechos Humanos emite una recomendación a la Secretaría de Defensa para que se repare el daño

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) envió una recomendación a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) por la violencia física y sexual de la que fue víctima un alumno de nuevo ingreso de la Escuela Médico Militar (EMM). El joven fue sometido a tratos crueles y degradantes por cadetes de grados superiores y el personal docente de la institución ignoró las quejas. El organismo ha pedido reparar el daño y ha instruido a la Sedena para que se impartan cursos en materia de derechos humanos a los alumnos y al personal docente del plantel militar.

En septiembre de 2012 la víctima ingresó a la escuela de la Sedena. En los nueve meses y medio que estuvo recluido sufrió una serie de agresiones físicas y psicológicas. En un escrito dirigido a la CNDH la madre del joven contó que los cadetes de segundo y quinto año despertaban a su hijo en la madrugada y lo llevaban al baño donde le pateaban la cabeza, le daban puñetazos y lo golpeaban con tablas. “Le imponían tareas abusivas como limpiarles las botas, planchar uniformes y hacerles de cenar”, relató la mujer.

En una ocasión cinco cadetes le taparon la cabeza y lo golpearon. Luego le arrojaron un recipiente lleno de agua en su cama. La madre del estudiante se quejó al director de la escuela y al jefe de la academia, pero no recibió apoyo ni se tomaron medidas para proteger al joven. Un mes después se le impuso como castigo una guardia de nueve horas consecutivas en la sala de banderas. No se le permitió abrigarse y esto le provocó una neumonía. Diez días después de haber salido del hospital se le aplicó un examen de deportes que consistía en correr cinco kilómetros y nadar en agua fría. El cadete, que se encontraba en estado vulnerable, le contó a su profesora los golpes a los que era sometido por sus compañeros, pero ella omitió ordenar que se le practicara una revisión médica.

El abuso pasó de lo físico a la violencia sexual. En un escrito dirigido al ombudsman nacional, la víctima señaló que de marzo a mayo de 2013, el agresor violentaba su persona. Después de la medianoche lo levantaba de la cama y lo obligaba a ir al baño bajo amenazas. De no hacerlo, le advertía, más grave sería el castigo. En el baño el cadete agresor sacaba unos guantes de látex y un gel y le ordenaba bajarse los pantalones e inclinar su torso. Una vez que se colocaba los guantes introducía su dedo en el recto del estudiante y pasados unos cuatro minutos, le ordenaba que se fuera a dormir y no dijera nada.

"El estudiante fue vulnerado en una de las esferas más íntimas de las personas que es la sexualidad", expone la investigación hecha por la CNDH. Se anuló su poder de decisión sobre su cuerpo, ya que fue agredido mediante amenazas. “En los días que esto ocurrió se encontraba en estado de sometimiento y vulnerabilidad, alejado de su familia, y ante el temor de que le ocasionaran un daño grave, la víctima obedecía a su agresor en contra de su voluntad”, se relata en la recomendación.

De junio de 2007 a la fecha, la Sedena ha recibido 128 recomendaciones por diversas violaciones a los derechos humanos cometidas por soldados

En el expediente que integró la Comisión se acreditaron conductas de bullying o acoso escolar porque se comprobó una acción de hostigamiento de manera reiterada. De acuerdo al estudiante, sus agresores lo obligaron a comer basura y utilizaban frases como: “Esto se los hacemos porque a nosotros nos lo hicieron y a ustedes les toca pasarlo porque ustedes decidieron estar aquí” y “Cállate maldito cerdo, esto tiene que ser así y punto” para justificar los golpes. El organismo se pronunció en contra de estas prácticas llamadas novatadas que ocurren en centros educativos tanto públicos como privados.

En la recomendación dirigida a Salvador Cienfuegos Zepeda, secretario de la Defensa Nacional, se le pide que la institución contacte con la víctima y le brinde atención médica y psicológica. Además debe ofrecer una reparación integral del daño que incluya una compensación y le ordena colaborar en el seguimiento de la denuncia del caso.

De junio de 2007 a la fecha, la Sedena ha recibido 128 recomendaciones por diversas violaciones a los derechos humanos cometidas por el personal militar. Las quejas de los abusos documentadas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos en contra de los soldados mexicanos se dispararon en el sexenio anterior (2006-2012) cuando el expresidente Felipe Calderón Hinojosa emprendió la guerra contra el narcotráfico.