Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El presidente chino utiliza el rap para vender su doctrina

Un vídeo musical de dibujos animados, distribuido por la agencia oficial, explica el eslógan de "los cuatro completos"

Un fotograma del vídeo del rap. Shanghaiexpat.com

¿Siempre quiso conocer el pensamiento del presidente chino, Xi Jinping, pero no tiene tiempo de estudiar las 579 páginas de La Gobernación y Administración de China, su colección de discursos? No se preocupe, ahora lo tiene mucho más fácil. A ritmo de rap, un vídeo de dibujos animados distribuido por la agencia Xinhua explica en tres minutos “los cuatro integrales”, el eslogan en el que Xi ha resumido su doctrina política.

Esos cuatro principios, tal y como los enuncia el Partido Comunista, son la construcción integral de una sociedad moderadamente próspera; la profundización integral de las reformas; la gobernanza integral del país mediante el Estado de derecho y la adhesión integral a la disciplina del partido.

En el vídeo, los dos caracteres principales, un hombre de mediana edad y una niña, cantan y bailan para tratar de ofrecer una versión menos plúmbea, aunque no menos propagandística.

“Repite conmigo, los cuatro integrales, los cuatro integrales  /una sociedad próspera es la meta / repite conmigo, los cuatro integrales, los cuatro integrales / la reforma es el camino”, repite incansablemente el estribillo de la canción, pegadiza o irritante, dependiendo del humor. “Repite conmigo, los cuatro integrales, los cuatro integrales / el Estado de derecho está garantizado / repite conmigo, los cuatro integrales, los cuatro integrales / la construcción del partido es clave”.

Aplicando estos principios, promete la tonada, China alcanzará una etapa paradisíaca, donde “el medioambiente será más verde y la contaminación desaparecerá”, nadie tendrá que “preocuparse por comer o beber” y “tu educación, tu carrera, tu jubilación y tus servicios de salud estarán garantizados”.

En suma, “todo mejorará”, pero “el liderazgo del partido es fundamental para el progreso”, continúan la niña y el hombre. La canción concluye con una peculiar coda en la que la novena sinfonía de Beethoven anuncia que “el Sueño Chino (otro de los eslóganes de la doctrina de Xi) está a punto de cumplirse”.

El vídeo forma parte de los intentos del Partido Comunista por acercar su imagen a la juventud. El propio Xi ya se ha convertido en protagonista de su propio vídeo de dibujos animados, y en octubre pasado Xinhua ya distribuyó otro vídeo musical, de estética psicodélica, que resumía los objetivos del nuevo plan quinquenal, o “shisanwu”.

El lenguaje oficial del Partido Comunista chino ha tenido siempre querencia por los eslóganes numéricos. Ya en los años treinta, Mao Zedong hablaba de las “tres armas mágicas” para ganar el poder y derrocar al régimen nacionalista. Durante la Revolución Cultural los esfuerzos se dirigieron a eliminar las “cuatro antiguallas” (las ideas, la cultura, las costumbres y las tradiciones antiguas). Tras la muerte de Mao y neutralizada la “banda de los cuatro”, Deng Xiaoping puso en marcha las “cuatro modernizaciones” de la ciencia, la Defensa, la agricultura y la industria.

Su sucesor, Jiang Zeming, apeló a las “tres representaciones”. Hu Jintao impuso “ocho síes y noes”. Y cada año en marzo, el Legislativo celebra sus “dos reuniones”, la sesión parlamentaria anual.

Más información