Francia identifica a 8.000 radicales que simpatizan con el yihadismo

El Gobierno prorroga el estado de excepción hasta el 26 de mayo

Francia, un país duramente golpeado por el terrorismo yihadista, genera cada día más fundamentalistas en su suelo. Según un informe oficial revelado este miércoles en exclusiva por el diario Le Figaro, las instituciones han identificado a un total de 8.250 radicalizados en el territorio nacional. Hace solo un año eran menos de la mitad (4.015), si bien fuentes policiales indican que el aumento puede deberse a un mejor conocimiento de los procesos de radicalización. Las personas identificadas entran en la lista en función de ciertas actitudes: repliegue identitario, apología del terrorismo u hostilidad hacia las instituciones francesas. El 20% de esas personas son menores.

Todas las instituciones francesas, ya sean administraciones locales o escuelas, están implicadas en esta identificación de la radicalización. Las denuncias son también una base importante para confeccionar la lista y, sobre todo, tomar medidas: vigilancia especial, prohibición de abandonar el territorio nacional, seguimiento de los servicios sociales con apoyo psicológico o educativo o, simplemente, especial atención por parte de los padres de algunos menores. Todo depende de la edad y el grado de radicalización detectado. Todos estos datos son resultado de la plataforma antiyihadista puesta en marcha por el Ministerio del Interior en abril de 2014.

Desde que se puso en marcha esa plataforma de Interior, el Gobierno ha cerrado 4.848 páginas web o cuentas en redes sociales y ha prohibido salir de Francia a 275 personas. Francia es el país más amenazado en este momento por el terrorismo yihadista. Involucrada en tres guerras contra este fenómeno (en Oriente Próximo, en Centroáfrica y en el Sahel), genera en su suelo una creciente radicalización. 571 franceses estaban en Siria e Irak en noviembre pasado y 141 ya habían perdido allí la vida, según los últimos datos de Interior.

Tanto los autores de los atentados de enero de 2015 como algunos de los de noviembre eran franceses. Cientos de combatientes (300 el año pasado) en Siria e Irak vuelven a Francia. Interior considera que son los más peligrosos.

Uno de los datos más sorprendentes del informe de la Unidad de Coordinación de Lucha Antiterrorista (UCLAT) es la conclusión de que los jóvenes no se radicalizan en un ambiente solitario a través de Internet. “El detonante está vinculado en el 95% de los casos a un contacto humano, es decir, al encuentro con un integrista con el que se ha cruzado a la salida del instituto, en el bajo de un inmueble o en un gimnasio”, dice el informe. “Solo después las redes sociales toman el relevo y refuerzan la radicalización”. Sorprende también la situación en el sureste del país, con una proporción de radicalizaciones muy elevada que se achaca a la importante comunidad chechena establecida en la zona.

Mientras tanto, también hoy, el Gobierno ha aprobado la prórroga del estado de excepción por tres meses más; es decir, hasta el 26 de mayo próximo. El Ejecutivo ha presentado junto a esta prórroga una batería de medidas para cambiar la Constitución y reforzar la lucha antiterrorista. A pesar de las resistencias de parte de la derecha de Los Republicanos y de parlamentarios del Partido Socialista en el Gobierno, se mantiene la propuesta de retirar la nacionalidad a los condenados por terrorismo aunque hayan nacido en Francia. Es una medida ya aplicable a los que tienen doble nacionalidad nacidos fuera del territorio nacional. Aunque su impacto real es menor, la propuesta es de un gran contenido simbólico para un país que ofrece la singularidad del derecho del suelo casi automático para los nacidos en Francia.