Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los hijos de un antiguo rebelde angoleño demandan por difamación al videojuego ‘Call of Duty’

Alegan que el popular título representa a su padre como un bárbaro sanguinario

La justicia francesa examina este miércoles por primera vez en el país una demanda por difamación contra la editora de la popular saga bélica de videojuego Call of Duty de tres hijos del antiguo jefe rebelde angoleño fallecido Jonas Savimbi. Alegan que en la entrega Black Ops II, en venta desde 2012, representan a su padre como un bárbaro sanguinario y piden rehabilitar su memoria. Reclaman por ello un millón de euros en daños y perjuicios y la retirada del mercado del videojuego. La vista será esta tarde, aunque no se espera un fallo judicial en esta jornada. El dictador panameño Manuel Noriega ya había acudido a los tribunales por motivos similares en Estados Unidos en 2014, sin éxito.

En el juego, Savimbi, abatido por el Ejército en 2002, desempeña su propio papel de jefe de la rebelión de la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA) que combate al régimen procomunista del Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA), ataviado con su habitual boina roja y uniforme militar. A diferencia de Noriega, retratado como el enemigo público número uno, Savimbi aparece como aliado del protagonista virtual de la saga, Alex Mason.

Para el letrado de la editora del videojuego, Ethienne Kowalski, se trata de una representación real de Savimbi y más bien positiva, dado que es “el bueno que acude para ayudar al héroe”. Sin embargo, los hijos del líder rebelde consideran que sale retratado como un “simplón que quiere matar a todo el mundo” que no correspondería a su estatus de “líder político” y “estratega”, según ha explicado su abogada Carole Enfert a la agencia France Presse. Por ello quieren “rehabilitar la memoria y la imagen” de su padre.

Le corresponde ahora al Tribunal de Gran Instancia de Nanterre, en las afueras de París, decidir si el videojuego puede ser condenado por difamación. La demanda se ha presentado en Francia porque ahí viven los tres hijos de Savimbi y en el banquillo se encuentra la filial francesa de la editora estadounidense del videojuego, Activision Blizzard. Es la primera vez que la justicia francesa debe decidir sobre un tema de difamación aplicado a la industria del videojuego. La defensa alega además que de haber delito habría prescrito, dado que el plazo para temas de difamación es de tres meses y el videojuego incriminado salió al mercado en 2012.

La popular saga bélica Call of Duty, que ha vendido más de 250 millones de ejemplares en todo el mundo desde su creación en 2003, acostumbra a incorporar figuras históricas con su verdadero nombre e imagen para darle más realismo. En la misma entrega que Savimbi, aparece también el dictador panameño Manuel Noriega. Este demandó ante la justicia estadounidense a la editora del juego por retratarle como a “un secuestrador, asesino y enemigo del estado”, pero el tribunal desestimó su solicitud. En 2010, las autoridades cubanas también protestaron por otro capítulo en el que se intentaba asesinar al líder Fidel Castro.

Más información